El grupo scout San Andrés de Villava, que cuenta con 100 niños y 13 monitores, cumplió este fin de semana 20 años, y para celebrarlo elaboró un programa de actos que involucró a toda la localidad.

Celebrar el 20 aniversario unidos. Ese fue el motivo por el cual se juntaron scouts de todas las generaciones por las calles de la localidad en el día central de la programación prevista para la efeméride, con recepción en el consistorio de Villaba (Navarra).

En la actualidad, cerca de cien niños de entre 10 y 18 años forman parte del grupo. “Los pequeños son más difíciles de controlar, pero cuando los mayores quieren gastar una broma pasada lo hacen sin miramientos”, explica Susana Presa Garbisu, monitora de 20 años. “Para estar aquí hay que tener ganas, creer en esto y tener compromiso”, agrega sin dejar de colocar el pegamento a las fotografías para la exposición de imágenes del grupo.

Hace 20 años, el párroco de la localidad, Juan Antonio Díaz de Rada, puso en marcha la asociación con el fin de entretener a los jóvenes de la localidad e inculcar unos valores. “La forma de vida scout se basa en el respeto y el compañerismo. Tiene una importante influencia de la fe, al estar fundamentada en cuestiones religiosas”, cuenta Arantxa Morentin Beloki, de 19 años.

Cada fin de semana, los scouts de mayor edad preparan su “proyecto personal de vida”, desarrollando y poniendo en práctica los valores aprendidos a través de la asociación. “Se trata de formar personas críticas y comprometidas con su entorno”, afirma Isabel Juáriz Zurbano, monitora de 24 años.

Mientras tanto, los más pequeños participan en los juegos organizados por los más mayores. Cada semana, “viajan” a través del tiempo en la máquina que ellos mismos han construido. A través de esta, conocen otras culturas y desarrollan los principios scouts de compañerismo y colaboración. “Se nos ocurren todas estas ideas gracias a que nosotras hemos sido también niñas y nos acordamos de lo que nos hacían. Internet también nos ayuda mucho”, comenta Marta Checa Ros, de 20 años.

 Via: Diario de Navarra