La iniciativa, obra de un grupo de humoristas liderado por Juan Carlos “Palta” Meléndez y apoyada por Cáritas, tiene por objetivo “entregar alegría y esperanza a las comunidades más afectadas por el terremoto y maremoto, como una forma de levantar el ánimo y ‘reconstruir el alma'”, explica la organización humanitaria en su página web: www.caritaschile.cl.

“Estos hermanos nuestros necesitan poder reírse y ayudarles en esto también es una forma de acompañamiento, de servicio a la dignidad de estas personas”, señaló el presidente de Caritas Chile, monseñor Manuel Camilo Vial, obispo de Temuco. La caravana recorrerá en las próximas fechas localidades afectadas por el terremoto.

Por otra parte, Cáritas Chile indicó que desde el seísmo ha distribuido ayuda humanitaria a un total de 200.000 damnificados. El personal y los voluntarios locales de Cáritas han sido los responsables del reparto de esta ayuda a través de las parroquias e instituciones diocesanas, desde las cuales, a pesar de las precarias condiciones en las que han quedado muchas de ellas como consecuencia del seísmo, se ha suministrado a las víctimas tanto alimentos como artículos no perecederos de emergencia, como camas, ropa, medicamentos y material para construir refugios temporales.

Puedes seguir leyendo esta noticia en EP Social