En el Grupo Scout Orión tienen por tradición, en el momento de entregar el Cuero Rojo de Pioneros, hacer participe a todo el Grupo Scout.

Dicha ceremonia la hacen coincidiendo con la izada o arriada (especialmente con la arriada).

Durante la ceremonia los responsables del resto de unidades participan haciendo entrega de un mensaje o carta privada o pública.

Es un momento emotivo para todo el grupo.

Aquí dejamos una de los mensajes públicos que fue leído y entregado a Javier Dominguez, Pionero que completó su progreso con el cuero rojo.

” Hoy es el día especial para todos, pero más especial para ti, Javier.

He tenido la suerte de ser testigo de tu progreso scout y de cómo has ido creciendo como persona, a la vez que ibas pasando por las diferentes etapas.

Hace ya 12 años, siendo muy pequeño, entraste a formar parte de la familia scout, cuando lo único que sabías era que nos hacíamos llamar scouts.

Empezaste a formar parte de una madriguera de castores donde aprendiste a compartir y a esforzarte por ser cada día mejor.

Todavía recuerdo el día que realizaste tu promesa de castor…. tan pequeño que eras y cómo ya te desenvolvías en un campamento en contacto con la naturaleza y conviviendo con tus compañeros.

Llegó el momento en el que hiciste el paso de rama a Lobatos y cambiaste de color de camisa.

¡Aprendiste a hacer siempre lo mejor!

Siempre justo, alegre, sincero, observador y pensando primero en los demás, realizaste tu promesa de Lobatos, donde empezabas a poner en práctica como el fuerte protege al débil.

Como Akela fui viviendo junto a ti cada uno de estos momentos y como ibas interiorizando en ti el significado de ser scout.

Una vez recibiste tu último Gran Clamor, empezaste a vivir una nueva etapa diferente.

¡Siempre Listos!

Este lema te acompañó durante tres años.

Formaste parte de la patrulla Alacrán de la unidad Tonkawa.

Aportaste conocimientos y experiencia a tus compañeros.

Construiste momentos inolvidables, viviste la importancia y el sentido de la Ley Scout…

Digno de confianza, responsable con lo que te comprometes, solidario, respetuoso, protector de la naturaleza, superas las dificultades con alegría, trabajador, sano y tenaz…

Poco a poco te has ido formando en el pionero y persona que eres en este momento.

Ya no eres el pequeño castor, ni el lobato de la seisena amarilla, ni siquiera el guía de la patrulla Alacrán.

Ahora eres un pionero en su última etapa de progreso.

Un pionero que ha hecho suya la unidad, que explora espacios desconocidos, que descubre en sí mismo y en los demás, que afronta el destino y que siempre va por delante para ayudar a quien se quede atrás.

Has llegado lejos, pero no al final del camino, nada acaba si no más bien empieza, tu recompensa al esfuerzo se vuelve compromiso de ejemplo hacia los demás.

Confío que como hasta ahora, seguirás creciendo como persona y constructor de un mundo mejor.”

Fdo.: Lince Protector

Vía Grupo Scout Orión