Ya que sabemos que prefieres plantar piquetas a montar tiendas, te presentamos un listado de puntos a tener en cuenta a la hora de levantar un campamento.

Seguro que habéis interiorizado todo esto y lo hacéis de forma prácticamente mecánica.

Sin embargo, conviene ser consciente de todo eso, especialmente si queremos enseñar a nuestros chavales que las cosas se suelen hacer por alguna razón.

He aquí como montar una tienda paso a paso para poder explicarlo a nuestros Castores y Lobatos:

  • Antes de partir, sería bueno revisar que tenemos todo el material. ¿Cuántas veces hemos tenido que usar un palo o rama de árbol como varilla?
  • Una vez llegamos al terreno, lo estudiamos. Conviene que sea llano, que no se encuentre en medio de una zona inundable o con aguas estancadas cerca (¡peligro mosquitos!)…  Tampoco es necesario acampar encima de un hermoso campo de ortigas o que esté lleno de piedras; esta piedra, será LA piedra que os amargará el campamento.
  • Visualizad este mismo terreno con las tiendas montadas. ¿Quedarán demasiado juntas? ¿En caso de evacuación rápida, chocaréis todos de frente cuando salgáis de la tienda?
  • Una vez analizado el espacio, empezamos a montar.
  • Lo primero que ponemos es el suelo, con la puerta en dirección contraria al viento. Así evitamos que la tienda se hinche como un globo, impedimos la entrada de frío y le damos estabilidad en caso de ser tienda canadiense.
  • 1, 2, 3: ¡piquetas! La posición correcta de las piquetas es con una inclinación de unos 45º las de los vientos y 90º las de suelo.
  • Ahora ya sabéis lo que toca: varillas o mástiles, doble techo (cuidado con prescindir de él si hay altas temperaturas no nos cale el rocío o cambie el tiempo) y… los vientos. Sí, los vientos también son necesarios aunque sepamos que ni lloverá ni nos azotará un tornado.
  • Et voilá!, ya tenemos nuestro pequeño y dulce hogar montado.

Es bueno llevar con nosotros un mazo para clavar las piquetas, imprescindible en suelos muy duros.

Si no… a falta de pan, buenas son tortas. O lo que es lo mismo, a falta de mazo, buenas son piedras.

Usad un buen pedrusco para clavar las piquetas en el terreno.

Me faltan piquetas, ¿qué hago?

Primero lamentaos por no haber hecho caso al paso número uno: revisar el material antes de partir.

Después, ingenio. “Un Scout experimentado está lleno de recursos. Puede encontrar la forma de salir de cualquier dificultad o molestia”, decía Baden Powell.

Pues ya sabéis, atad los vientos a un árbol o a una piedra, utilizad cuerdas para tensar el suelo o doble techo…

De todas formas, todos tenemos nuestros propios trucos. ¿Por qué no compartirlos aquí?