Antes de empezar, recuerda que las fotos tienen que tener buena resolución, así que ajusta la resolución de la cámara para sacar fotos con la máxima resolución posible.

Lleva siempre la cámara contigo, nunca sabes cuando vas a tener una gran ocasión para conseguir una buena foto.

Una actividad como campamentos es una mina de buenas fotos: se producen situaciones divertidas, alegres, el paisaje suele ser espectacular…

Aprovecha todos los momentos del día y ten en cuenta que hay momentos en los que la luz es especialmente bonita: durante el amanecer y la puesta de sol.

(¡Pst! Recuerda que la batería se agota, tenlo en cuenta).

Parece obvio pero… el objetivo tiene que estar limpio, una diminuta mota de polvo puede estropear toda la fotografía.

Compón tu foto cuidadosamente: encuadra y respeta la “regla de los tercios”, que dice que cuando miramos una foto, nuestra mirada está posada en las líneas de los tercios.

No obstante, si ya dominas las norma anteriormente citada, transgrédela, rompe con ella y sé un poco más original.

Llena el cuadro con tu sujeto, una flor, el nudo de la pañoleta, las botas, una insignia…

Son los llamados planos detalle, en los que destacamos algo muy concreto.

Busca un ángulo interesante, mira los objetos desde arriba, de cuclillas, del revés, a ras de suelo…

Ten paciencia. Claro que muchas veces es cuestión de estar en lugar correcto en el momento correcto; pero también tenemos que provocar esta alineación de astros.

Una buena foto se puede sacar porque se ha preparado la escena a conciencia o porque has estado esperando durante horas el momento idóneo o porque ¡anda! de repente has dispirado el obturador y has conseguido una foto excelente.

Las fotos no sólo tienen que ser bonitas, tienen que transmitir algo.

Mira otras fotografías (como por ejemplo este ábum o este), ayudará a tu inspiración.

Capta las sentimientos y emociones, intenta provocar sensaciones, se sensible con aquello que te rodea: una sonrisa, un abrazo, una caricia, un momento concreto de un juego…

Una cámara no sólo sirve para crear postales bonitas, también es una máquina para guardar buenos momentos, se sensible a esto y verás como tus fotos tendrán un valor añadido.

1, 2, 3… ¡click!