Ha llegado el último día de campamentos y seguramente, con él, el momento de cambiar de rama.

De Castor a Lobato, de Lobato a Ranger, de Ranger a Pionero, de Pionero a Ruta, de Ruta a… a ¡servir siempre comprometido!… ¿como Responsable? Bueno, también es una posibilidad.

Con esta ceremonia, en la que todo el Grupo está presente, se inicia un nuevo camino y nuevos y ambiciosos retos.

Tras unos años en los que hemos aprendido y crecido como persona y como scout, volvemos a empezar otro aprendizaje rodeados de futuras amistades.

Y es que siempre estamos aprendiendo, ¿verdad?

Es por eso que Baden Powell siempre animaba a mejorar, a aprender y a no temer a los errores, porque “todo scout debe empezar como un pie tierno y cometer unos pocos errores al comienzo”.

Seguro que todos recordáis vuestros pasos de rama.

Son momentos de nervios, de ilusión, de alegría y también de tristeza.

Momentos para sentirnos mayores (¡a veces, demasiado mayores!).

Momentos para tomar conciencia y así valorar el esfuerzo y el trabajo bien hecho.

Momentos para despedirse.

Momentos para dar la bienvenida y acoger a los “novatos”.

Momentos para familiarizarse con nuevas caras.

Momentos emotivos y de lagrimilla fácil.

Ánimos en esta nueva etapa.

¡Siempre listos!

Foto vía Territorio Scout, más cerca de lo que crees