La forma habitual de resguardarnos de las inclemencias del tiempo cuando estamos en el campo es la tienda de campaña.

Las tiendas “canadienses” han sido las más utilizadas hasta la aparición y definitiva implantación de las tipo “igloo”. Estas últimas permiten un mejor aprovechamiento del espacio interior, un mayor aislamiento térmico y gracias a sus formas aerodinámicas, una buena resistencia contra la fuerza del viento.

Aún así, cada vez se ven más en nuestros campamentos las de gran superficie, como pueden ser las usadas como tiendas comedor en expediciones y grandes campamentos.

Éstas son de tipo canadiense por necesitar armaduras de mayor grosor y rigidez, tienen más problemas de transporte y son mucho más caras, pero a cambio son mucho más seguras, más cómodas y ofrecen mayor durabilidad.

Las tiendas calificadas como “super-ligeras” son ideales en largas marchas donde el peso del equipaje es un factor muy importante. Requieren de la máxima calidad y un óptimo cuidado para que no se estropeen en situaciones de mal tiempo.

Recomendaciones:

  • Guardar la tienda seca evitará que se pique y pudra el tejido. Si os veis obligados a recogerla húmeda extendedla para su secado en cuanto tengais ocasión.
  • Recoger la tienda con el mínimo de arrugas posible alargará su vida.
  • Limpia las varillas de aluminio y piquetas con una esponja húmeda.
  • Endereza las piquetas. Te evitará sorpresas en la próxima acampada.
  • Las cremalleras, vientos y costuras deberán ser revisados.
  • Llevar siempre alguna piqueta de recambio y un martillo o una maza (si no es metálico alargarás la vida de las piquetas) para clavarlas.
  • En estancias prolongadas, protege el suelo con un plástico o acolcha la zona con helechos o paja para hacer la estancia más cómoda.
  • No cocines dentro de la tienda, puede provocar daños en los tejidos, intoxicación con el gas e incluso incendios.
  • Cierra bien la tienda. Evitarás que entren insectos.
  • Procura que el doble techo (caso de tenerlo) no toque el tejido del habitáculo.
  • Las tiendas de campaña son para dormir o para protegernos del frío, la lluvia, … Intenta no estar entrando y saliendo a todas horas para alargar su vida.

Dónde colocar la tienda de campaña:

  • Suelo liso, sin bultos, ramajes, etc. que serán incómodos para el descanso y podrían dañar la tienda.
  • Suelo plano, sin desniveles, o de tener desnivel, orientar la entrada hacia la parte más baja.
  • Montar la tienda sobre zonas limpias evitará dañar el suelo del habitáculo.
  • La entrada de la tienda deberá estar orientada en contra del viento para evitar el efecto globo.
  • Si ponemos varias tiendas es recomendable situarlas haciendo un círculo, pero teniendo en cuenta el espacio que emplearemos para los vientos.
  • Situar las tiendas dentro de un bosque o bajo algún árbol, además de ser peligroso (atracción de los árboles a los rayos) es perjudicial para las tiendas (los árboles tienen resinas).
  • Montar la tienda bajo un árbol puede acarrear la caída de ramas o de resinas que ensucien el doble techo.
  • La montaremos sobre suelo mineral, y en caso contrario, cada varios días moveremos la tienda para minimizar el impacto sobre la vegetación (la zona donde ponemos la tienda en una pradera puede necesitar 1 año para recuperarse).
  • La acampada cerca de ríos o en valles en más fría que en una colina.

Riesgos, peligros y soluciones

Riesgo Peligro Resolución
Cercanía al cauce de un río Inundación Guardar una distancia prudencial
Cercanía a bosques o zonas Arboladas Rayos, daños en las tiendas (resinas) Situar las tiendas fuera de la zona de cobertura de los árboles
Situar las tiendas en un vado o en zona de bajada de aguas Inundación Observar en caso de lluvias por dónde bajaría el agua (evitar surcos, torrentes,…)
Situar las tiendas cerca de una carretera Ruidos y molestias Guardar una distancia
Montaje apresurado y poco cuidadoso Rotura de mástiles, caída de las tiendas, desperfectos en las lonas Comprobar el correcto montaje y revisar con frecuencia el estado de las tiendas.
Almacenaje incorrecto Deterioro de las lonas por humedades, oxidación de mástiles, pérdida de elementos de la tienda Asegurarse de que están todas las piezas de la tienda cuando ésta se guarda, limpieza de las lonas, mástiles y piquetas, asegurarse de que las lonas están completamente secas.

Agradecemos esta colaboración de Juancho González Font