Hay millones de tipos de recompensa que van más allá de la económica.

Una sonrisa, un abrazo, una felicitación, ver como tus castores acaban siendo responsables y tus lobatos mejores personas…

Los voluntarios, con nuestro trabajo, muchas veces invisible pero resistente, aportamos nuestro granito de arena para construir un mundo mejor.

¿Por qué lo hacemos?

Porque, como decía Baden Powell, queremos dejar este mundo en mejores condiciones de como nos lo hemos encontrado.

Porque nos satisface ver como nuestras pequeñas acciones tienen unas consecuencias positivas.

Porque nos gusta contagiar nuestro espíritu positivo y de ayuda a los demás.

El tema de la celebración del Día Internacional de los Voluntarios de 2012 es: «Celebra el voluntariado».

Este día ofrece una oportunidad para que las organizaciones de voluntarios y los propios voluntarios hagan visibles sus contribuciones a la sociedad, tanto en el ámbito local y nacional como internacional.

Así que, si eres voluntario, comparte esta noticia: te lo escribes en la frente, haces difusión en redes sociales, copias en la pizarra mil veces “Yo también soy voluntario”, lo repites en un megáfono…

Ser voluntarios, nos hace más felices y mejores personas.

Foto vía Naciones Unidas