Humanos y animales jugamos de manera innata. En los humanos, es un instinto que nos permite desarrollar la imaginaci贸n, compartir experiencias y adquirir una serie de habilidades sociales que necesitaremos durante la vida adulta. Fuente: SmartPlanet.