Muchos creen que la palabra “Boy Scout” se debe a Baden-Powell y su capacidad creativa; sin embargo no es así.

El término “Boy Scout” ya era usado antes del campamento de Brownsea.

Esta palabra fue usada por primera vez por la Aldine Publishing en “The New Buffalo Bill Library” (1899).

Era una serie de publicaciones basada en la vida de William Cody, “Buffalo Bill” como fue llamado más popularmente, y otros relatos de acción con indios, cowboys y soldados.

Cody se describió a menudo como el último de los grandes exploradores.

William Cody nació en el Scott County, Iowa, EE.UU. en 1846 y era un pendenciero, minero buscador de oro y Mensajero del Pony Express, antes de unirse al Ejército de la Unión como un explorador.

En febrero de 1900, mientras la Guerra Bóer continuaba, una serie con historias de aventuras fue publicada en África del Sur.

El “Boy Scouts” involucraba a un héroe de ficción, Harry St., George.

La serie era larga, duró hasta 1906, un año antes del campamento experimental de B-P en la Isla de Brownsea.

Cada título de esta serie comenzaba con las palabras “Boy Scout”.

Un número de diciembre de 1900 es particularmente curioso ya que convierte a St. George, el “boy scout”, en policía de Baden-Powell en África del Sur (“The boy scout joins B-P police”).

Junto a la publicación nació un curioso club de muchachos conocido como “True Blue Trusty Band and Crypto Club”.

El nombre “crypto” se refería a los enigmas y criptogramas que publicaba la revista semanalmente.

El club también tenía las señales confidenciales (el equivalente del apretón de la mano izquierda era el dedo índice de la mano derecha colocada en forma de copa en la oreja derecha) y una lista de siete reglas.

Seguramente Baden-Powell leyó con interés esta publicación y anotó con dedicación los éxitos de este club juvenil.

Las ceremonias secretas y símbolos fascinaban a BP desde niño, que había fundado la sociedad secreta de “los Druidas” en su pasaje por Charterhouse.

El mismo BP había usado la palabra “scout” en 1897, cuando instruyó a sus soldados en prácticas de reconocimiento y exploración.

Dice William Hillcourt: “Cuando la enseñanza llegó a su fin. B-P quiso que sus alumnos “hicieran un trabajo práctico por medio de ejercicios variados de exploración sobre diversos terrenos, en parejas e individualmente”.

Los hombres que pasaban satisfactoriamente las pruebas que había establecido eran distinguidos con el nombre de “scouts” y se les daba una insignia especial para la manga: una flor de lis o punto norte, basado en el diseño utilizado para indicar el norte en los mapas y en las brújulas.

Es decir, Baden-Powell supo aprovechar esta exitosa y llamativa palabra “Boy Scout” al realizar su proyecto para la juventud.

Vía Manual Scout