Breve definición: un juego para pensar en las cosas buenas de uno mismo.

Participantes: lo ideal es entre 3 y 7.

Espacio: un sitio tranquilo.

Material: papel y bolígrafos o algo para escribir.

Tiempo: 15-20 minutos, aproximadamente.

Objetivos:

  • Favorecer el autoconocimiento
  • Incrementar la autoestima personal
  • Centrar el pensamiento en aspectos positivos de uno mismo y de los demás
  • Generar relaciones positivas
  • ¡Divertirse!

 

Introducción

Repartimos hojas de papel y bolígrafos a todos los participantes.

Les pedimos que, con las letras de su nombre y apellidos, hagan un círculo al estilo del programa de tele “Pasapalabra”.

Desarrollo de la actividad

El primer chaval que empiece tendrá que pensar y apuntar una cualidad propia y real para cada una de las letras que componen su círculo.

Cuando no le venga a la cabeza ninguna palabra, podrá decir “pasapalabra” y seguirá el compañero de al lado.

Así, se van haciendo rondas hasta que todos completen su círculo, ganando el primero que lo consiga.

Como responsables, tendréis que fomentar la ayuda entre ellos.

Evaluación

Cuando acabamos, les preguntamos si les ha gustado pensar en sus propios aspectos positivos, si les ha sido fácil pensar en ellos o, en cambio, les ha resultado difícil.

También podemos preguntar que les es más difícil, pensar en cualidades propias o ajenas.

Y hasta podemos plantear si han descubierto aspectos de uno mismo que desconocían.

 

Extraído de la Revista Estris