A todos se nos ha caído el mundo encima al escuchar esta frase, ¿no?

“¡Si te bañas después de comer te va a dar un corte de digestión!”.

Mentira no es, pero tampoco es necesario esperar dos horas, todo dependerá de la situación.

Aquí podéis leer información sobre qué es un corte de digestión (y por tanto qué lo provoca), como lo podéis detectar y que debéis hacer en caso de que aparezca.

El corte de digestión: ¿es un mito? ¡No! Pasa porque…

Es el proceso mediante el cual obtenemos los nutrientes de los alimentos que ingerimos.

Comienza en el momento que se introduce el alimento en la boca y termina cuando los nutrientes se han absorbido y en el tubo digestivo quedan los desechos.

La expresión “corte de digestión” se utiliza muy comúnmente para referirse a la parada súbita de este proceso, que no sólo ocurre tras meterse en el agua justo después de comer, sino que puede originarse por varias causas.

Durante la digestión el sistema más activo es el digestivo, es ahí donde el flujo sanguíneo está más concentrado y el resto del cuerpo recibe un aporte de sangre menor.

Si en el proceso de la digestión el cuerpo entra en contacto brusco con bajas temperaturas, la sangre se verá obligada a repartirse por el cuerpo para contrarrestar la pérdida de calor, lo que origina mareos y vómitos, lo que popularme se llama ‘corte de digestión’.

 

Es por eso que el introducirse bruscamente en agua fría justo después de comer puede ocasionar este problema.

Lo mismo ocurre al hacer ejercicio intenso después de una comida.

La sangre concentrada en el estómago debe fluir por todo el cuerpo para aportar oxígeno suficiente a los músculos ejercitados, lo cual puede provocar también una parada en la digestión.

Otras causas, aunque no tan frecuentes, son el sudar abundantemente o tomar el sol con altas temperaturas.

También hay ciertas comidas muy ricas en grasas o en azúcar que favorecen el corte de digestión.

Los síntomas del corte de digestión

Éstos provocan un gran malestar a quien lo sufre.

  • Retortijones y dolor de estómago.
  • Mareos y náuseas.
  • Piel pálida.
  • Descenso de la tensión arterial y pulso debilitado.
  • Escalofríos.
  • El descenso de la tensión arterial puede provocar pérdida de consciencia.
  • En casos muy extremos que en raras ocasiones se dan, estos síntomas pueden llevar a una parada cardiorrespiratoria.

Si crees que estos síntomas encajan con tu cuadro médico, sal del agua si te encuentras bañándote o cesa de realizar ejercicio si fuera el caso, y solicita ayuda.

¿Qué podemos hacer ante un corte de digestión?

Si alguna persona de tu alrededor tiene síntomas de estar sufriendo un corte de digestión, estos son los pasos que debes seguir para ayudarle:

  • Ante la presencia de los síntomas indicados en el apartado anterior, abandonar el baño o el ejercicio.
  • Secar y tumbar a la persona con las piernas ligeramente elevadas para prevenir una lipotimia.
  • Vestir a la víctima o taparle con una toalla, sábana, etcétera, para mantener su calor corporal.
  • Es posible que después de estas acciones aparezcan vómitos y diarrea. En este caso, rehidratar a la víctima con agua o suero y seguir una dieta líquida.
  • El objetivo principal es que la persona repose y su tensión arterial se estabilice.

Si el corte de digestión no es grave el afectado se recuperará en un periodo de una a dos horas.

En el caso extremo de parada cardiorrespiratoria se deben comenzar las maniobras de reanimación y avisar urgentemente a los servicios de emergencia.

Vía WebConsultas y foto