Casi cien educadores de todo Scouts MSC hemos disfrutado de un fin de semana formativo en Madrid. Los participantes han destacado la calidad de los contenidos y el buen ambiente que han disfrutado en este entorno de Scouts MSC.

El viernes, a lo largo de todo el día y desde prácticamente todo Scouts MSC fueron llegando los responsables al albergue.

Los cursos habían sido un éxito de convocatoria. La temática de los cursos había sido demandada por las propias asociaciones y había generada mucha expectación.

Por esta razón se había preinscrito más del doble de personas que las plazas disponibles, pero razones de espacio y la propia dinámica participativa que se quería dar a los espacios de formación limitaron el número de plazas de cada curso.

Cuando ya estábamos casi todos (hubo gente que llegó el sábado a primerísima hora) tras la cena presentamos los cursos, disfrutamos de un buen rato de charlas informales, reencuentros, canciones al calor de una guitarra y poco a poco nos fuimos a dormir, que el sábado había que levantarse a las ocho de la mañana.

El sábado comenzaron los cuatro cursos:

  • Gestión de subvenciones en el ámbito scout
  • Jornadas de animación internacional
  • Comunicación eficaz en el ámbito scout
  • Crecimiento

Tras la jornada matutina, comimos y tras un café rápido continuamos trabajando: nuevas ponencias, más presentaciones, prácticas en pequeños grupos, debates temáticos, …, hasta las ocho, hora en la que celebramos una eucaristía.

Despues cenamos y nos preparamos para la divertida velada: canciones, bailes, juegos, …, todos aprendimos un montón de animación y acabamos casi a la una de la mañana, afónicos y cansados, pero muy divertidos.

Aún así todavía había gente que tenía cuerpo para seguir y mientras en una esquina estaban cantando con una guitarra, en otro estaban debatiendo sobre una de las ponencias de la tarde y en otra veías un corro de gente de divertida charleta.

Poco a poco todos fuimos cayendo, el día había sido muy intenso y nos fuimos recogiendo a las habitaciones.

Ayer domingo volvimos a madrugar. A las ocho y media estábamos desayunando y tras la oración nos volvimos a meter en faena con los cursos. Dado que los temas eran extensos, había mucha participación de los asistentes y el tiempo era muy limitado no podíamos perder un momento.

A la una cerramos los cursos y procedimos a la clausura de la Escuela de Otoño. Hicimos una pequeña puesta en común de lo que habíamos aprendido en cada uno de los cursos y finalizamos con un cálido “Adios Scout”.

Unas jornadas muy interesantes, participativas, enriquecedoras, humanas, ilusionantes y que seguro que en breve tienen repercusión en la calidad de nuestro trabajo día a día en asociaciones y grupos scouts.

Puedes ver un montón de fotos haciendo clic aquí y un montón más en diferentes perfiles de facebook, cuentas de twitter, …