Santo Padre,

Antes de que se retire a la clausura en un monasterio en el Vaticano, el Movimiento Scout Católico, en nombre de nuestros veintiséis mil afiliados, sus familias y las parroquias y colegios católicos en que nos integramos, queremos expresarle nuestra gratitud por su cercanía.

Especialmente con ocasión de la peregrinación que hicimos a Roma para participar en audiencia general, también por sus palabras tan clarificadoras en los mensajes que dirigió a la juventud durante la JMJ-Madrid 2011 y en todo su magisterio.

Admiramos su libertad, humildad y valentía en la decisión de dejar el timón de la barca de Pedro para situarse en el corazón orante de la Iglesia.

En el ejercicio de su ministerio ha hecho Ud., como decimos los scouts, cuanto de Ud. dependía y le damos gracias a Dios por ello.

Pedimos al Espíritu Santo que asista con su inspiración al Cónclave para elegir un digno sucesor de Pedro que nos mantenga a todos unidos centrados en Jesucristo y animosos, valientes y creativos en la nueva evangelización, especialmente con los jóvenes.