¿Cuánto tiempo has estado trabajando en el KISC? ¿En qué temporada (invierno, verano…)?

En Kandersteg he estado trabajando 7 meses de “pinkie” y dos semanas de “helper”. En concreto, he estado en dos temporadas completas, primavera y verano, y un poquito de otoño.

¿Cómo te llegó la propuesta?

Hace años intenté ser shortie en la primavera de 2005. Después empecé a trabajar y…

Justo cuando decidí que dejaba mi trabajo, Kike, miembro del equipo organizador de la Spanish Work Party y ex “High Adventure Assitant”, me pasó la oferta de trabajo.

Una vez más muchas gracias chaval, te debo una.

¿Por qué decidiste tomarla?

Una oferta así… no la podía dejar pasar.

Por entonces vivía en Munich y me metí 9 horas de tren para ir a hacer la entrevista, insisto ¡¡¡no la podía dejar pasar!!!

Todo hay que decirlo, ya que era febrero y había nieve, aproveché el viaje para ir a esquiar y andar hasta el Gemmipass, una preciosidad nevado.

¿A qué te dedicabas, allí?

Mi puesto de trabajo allí era el de “Design Assitant”. Vamos, diseñaba todo lo que se necesitara.

He hecho de todo, logos como el del 90 aniversario, pines, pancartas, banderolas, relojes, camisetas, incluído el rediseño del próximo “Kanderactive” y de la web.

También hice muchas fotos en los meses de verano unas 11.000, si alguien está pensando ir este año o algún otro en verano, el 1 de agosto es “el día”.

Y cuando no tenía mucho que hacer ayudaba a Sam y a Georgi a cortar árboles, a preparar la zona de acampada para verano,… lo que hiciera falta.

Incluso, aunque a mucha gente le parezca raro me encantaba ayudar cada día en cocina con el lavavajillas.

Imagino que en el KISC se trabaja mucho en equipo, ¿qué tal se lleva el trabajar con más gente de distintas procedencias?

Bien. Normalmente no hay más problema que piques absurdos como en cualquier otro lado, o… que el que es vago, es vago sea malayo o irlandés.

Mientras que hables el “inglés KISC”, no hay problema.

“Inglés KISC”, es lo que se habla allí.

Está claro que no habla igual en inglés un británico, un americano o un francés.

Por lo tanto, lo importante es que todo el mundo tenga claro que te tienes que hacer entender o que tienes que hacer por comprender lo que te quieren decir.

Además, convives con esta misma gente, ¿no? ¿Cómo es la convivencia?

La convivencia, es lo mejor de todo.

Está claro que cada temporada es distinta y que la gente se cambia cada 3 meses.

El ambiente que había la pasada primavera, era increíble.

Para poder hacer cosas todos juntos todos echábamos una mano en la cocina para acabar cuanto antes y poder dedicar la tarde a ver películas, jugar, ir a hacer deporte,…

Con gente así, predispuesta y atenta, da gusto trabajar.

¿Mantienes el contacto con los scouts con los que estuviste?

Por las características de mi trabajo, no tuve mucho contacto con los scouts que iban de visita.

Aunque quisiera agradecer desde aquí a la gente del grupo scout San Miguel de Palencia por la tortillas de patatas y demás comidas españolas que nos prepararon a Georgi y a mi, sin olvidarme de la fideuá valenciana (perdón, no me acuerdo del nombre del grupo) y los momentos en la hoguera con la gente de Figueres, la marcha con la gente de Badajoz o de…, y de…,

Bufff no acabaría, menos mal que casi no hablaba con los vistantes,…

Sin incluír a la gente de la 9° y 10° Spanish Work Parties.

Eso es… no sé cómo definirlo, divertido, gente currante, los partidos contra el staff y las noches estrelladas en el Upperhut…

Sinceramente una experiencia que creo nadie se debiera perder.

Resultaría complicado mantener un trato directo con todos los que he tenido la suerte de coincidir en 7 meses, pero hay unas cuantas personas con las que siempre quisiera mantener el contacto y volver a ver con el paso de los años.

No todo sería trabajar… ¿cómo son los momentos de ocio? Imaginamos que en un sitio como este, las opciones para divertirse y relajarse son inmejorables…

El KISC, por su situación, es un sitio increíble para hacer de todo.

Si quieres hacer turismo, puedes incluso ir hasta Venecia con tres días libres.

Si prefieres hacer montaña, siempre y cuando las condiciones lo permitan, no te faltan sitios para visitar, hay tantos picos que en una temporada no puedes hacer ni la mitad de lo que ves desde la puerta del centro.

Yo por mi parte, me gusta mucho ir con la bici y los recorridos que pude hacer son preciosos.

Aunque mi favorito es la vuelta a Kandersteg, 500 metros de desnivel viendo al fondo las montañas escarpadas y los glaciares, ¡¡precioso!!

Además, el centro invita a los voluntarios y trabajadores una vez a la semana a hacer algo distinto fuera del propio centro, fondues de chocolate, ir a patinar sobre hielo, jugar al curling, ir a la piscina, noche de postres en uno de los mejores hoteles de la zona, parrilladas,…

Vamos que no te puedes quejar.

Y además, la mayoría de las actividades del “Kanderactive”, paracaidismo, rafting, canyoning, parapente, remontes,,… tienen descuento para los staff.

Aburrirse es imposible.

Eso sí, tomarse algún día libre para descansar en la cama o los alrededores de vez en cuando, se agradece.

Y llegó el momento de la despedida… ¿cómo fue?

Mi despedida, en particular, fue rara.

La última noche la pasé en el Upperhut con la gente de la 10° Spanish Work Party y por la mañana me desperté para bajar a desayunar con los “pinkies”.

Si dijera que no fue emotiva, mentiría.

Pero la mayor parte de la gente con la que había compartido los grandes momentos, ya se habían ido.

Y, ahora, ¿cuál es el balance de esta experiencia? ¿Todo es positivo?

No creo que haya nadie que haya pasado por el KISC diga que ha sido una mala experiencia.

Todo positivo no lo es, éso está claro.

Cuando estás allí ves comportamientos que no te gustan, cosas que yo no definiría como scouts.

Sobre todo en verano, cuando llegan a trabajar hasta 80 personas al mismo tiempo es más fácil ver malos comportamientos y gente que se niega a ayudar.

Pero como todo, cuando pones distancia y piensas con detenimiento en lo que has vivido, recuerdas los momentos buenos y no los malos.

Mientras contestaba a las preguntas, yo no pensaba en las cosas malas, pensaba en las coñas, las fiestas y la alegría de llegar al refugio del Matterhorn, de llegar al Upperhut andando sobre la nieve o …

¿Alguna anécdota, historia, suceso, pensamiento… que quieras destacar o contarnos?

Bufff, historietas hay muchas.

La graduación con la gente de primavera; el “jennifer’s dance”; el challenge day; enseñar a Dan a usar el lavavajillas; el día de esquí con Will a toda leche y sin parar; las fiestas por cualquier motivo; los cortes de pelo de Sophy, en concreto el de Miguel; las partidas de “werewolf”; Pedro y su cámara perdida volviendo de “Our Chalet”; el vídeo de “my hand is a dolphin”; lavar los platos del desayuno de 1000 personas mano a mano con Will; las noches hispanas y no tan hispanas con “los colonos de catán”, maldito Pedro qué pesado era; las charlas con Bjørn; el día que animé a Irene a subir hasta el Upperhut en bici, que ella no pensaba que fuera capaz; las charlas con Helen; “b-rad” y Ana la portuguesa, la pareja del verano; el descenso del río Aare con la gente de Greenpeace; dormirme el día del Staff Day Out”…

Desde aquí dar las gracias especialmente a toda la gente de primavera, empezando por Santos y acabando por Georgi, a los participantes de las dos Spanish Work Parties con las que coincidí, a los sudamericanos.

Pero sobre todo, a Kike por pasarme la oferta de trabajo.