La presidenta de Cruz Roja en Haití, Michaele Amedeé Gédéon, agradeció hoy la ayuda recibida desde la región para responder a la emergencia de las primeras horas tras el terremoto que asoló la isla el pasado 12 de enero e indicó que a día de hoy la situación aún es “bastante crítica”, si bien afirmó que entre los haitianos “hay esperanza” en el futuro y en la reconstrucción del país.

Así lo resaltó en rueda de prensa en Toledo junto al director de Obra Social y Relaciones Institucionales de CCM, Martín Molina, a quien dio las gracias por las aportaciones recibidas a través de la entidad castellano-manchega, así como por canalizar la ayuda de personas que quisieron solidarizarse con la situación en Haití, y que sumó 500.000 euros que recibieron las ONG presentes en el país.

Según explicó, con esta “generosa aportación” de los castellano-manchegos y de Cruz Roja española, los voluntarios en el país pudieron hacer frente a la emergencia de las primeras horas que siguieron al temblor. “Gracias a este apoyo pudimos actuar en los primeros momentos del terremoto, atender a los miles de heridos, y distribuir agua entre la población”, subrayó.

La presidenta de la Cruz Roja en Haití dijo que la organización pudo contar con 80 caminos cisternas para distribuir agua entre la población, también destinada a higiene y saneamiento, algo que, según destacó, ayudó a prevenir la proliferación de epidemias y señaló que en estos momentos se ha iniciado una segunda fase para la construcción de casas para la población haitiana.

Por su parte, Martín Molina trasladó el “compromiso” de CCM con Haití y animó a la delegación de Cruz Roja en Castilla-La Mancha a que presente entre sus proyectos alguno que tenga que ver con la reconstrucción del país puesto que Obra Social priorizará las ayudas a Haití. “Somos conscientes de que la recuperación será larga y que con una ayuda puntual no se resuelve el problema”, dijo.

Puedes seguir leyendo este artículo en la web de EP Social haciendo click aquí