¡Toc, toc! Una familia llega a nuestro grupo scout…

“Hola, tengo un hijo de 6 años y quiero que sea scout”.

¡Bienvenidos a la gran familia del escultismo!

¿6 años? Entonces su hijo será un entrañable Castor.

Y así es como empezamos, con miedo y vergüenza algunos, con alegría e ilusión otros.

Nos abrieron las puertas del local del que sería nuestro grupo y nos pusieron una pañoleta que prácticamente llegaba al suelo de lo pequeños que éramos.

 

¡Toc, toc! Otra familia más…

“He oído hablar de los scouts… Mis hijos tienen entre 9 y 11 años, ¿podemos apuntarlos?

¡Por supuesto! Es una edad genial para empezar a conocer los valores del escultismo.

¿Cómo hacen los Lobatos? ¡Aaaaauuuuuuu!

¡Bienvenidos, ya sois uno más de la manada!

 

“¡Ey! ¿Qué pasa chicos? Podemos pasar, ¿no?”

¿Para qué picar a la puerta?

Tienes entre 12 a 14 años y unas ganas incontenibles de ser scout.

No te lo piensas dos veces y ya estás entrando por la puerta.

¿Y lo mejor de todo sabéis qué es?

Que tienes razón, que los Rangers te están esperando con los brazos abiertos porque quieren crecer, madurar, aprender y divertirse junto a ti.

 

¡Pum, pum, pum! Uy… tanta fuerza y energía… ¡estos deben de ser Pioneros!

Claro, cuando tienes entre 15 y 17 años rebosas vivacidad, alegría, ímpetu.

Este verano te has muerto de envidia al oír las historias de tus compañeros de clase.

Que si “nos perdimos en el monte y tuvimos que hacer vivak” (¿Vivak? ¿Y esto qué es?).

Que si “el raid ha sido la mejor experiencia de mi vida” (¿Raid? Otra palabrita que no sé de qué va…).

Que si “se me puso la piel de gallina en la cerimonia de las promesas” (¿Cerimonia de las promesas? ¡Yo también quiero saber qué es todo esto!).

 

¡Toc, toc! ¿Otra familia con castores y lobatos?

Pues no… parece que tienen entre 18 y 21 años…

“Esto… ¡Buenas!

Tenemos unos cuantos proyectos pensados y los queremos llevar a cabo.

Ayudar aquella asociación que trabaja con niños huérfanos, hacer talleres en la residencia del barrio, concienciar nuestro entorno de la importancia de reciclar y hacer un consumo responsable, intercambiar opiniones y cultura con los scouts de Senegal…”

¡Ahá! ¡Con estas ganas de trabajar y mejorar el mundo sólo pueden ser Rutas!

¿Quieres ser scout? Echa un vistazo a nuestro mapa de grupos para ver qué grupo scout tienes cerca de casa.

Foto vía SCyL