Las demandas a Cáritas aumentaron un 40,7 por ciento en el primer semestre de 2009, en total 250.000 personas nuevas, con respecto al año anterior, principalmente para alimentos, con un 58 por ciento más de peticiones de ayuda, según el III Informe del Observatorio de la Realidad de Cáritas, que se presentó junto con la memoria correspondiente al año 2008.

Las ayudas económicas de Cáritas también han aumentado un 44,9 por ciento para vivienda, por problemas de impago de hipotecas, deudas de alquileres y recibos de suministros. Y, según el informe, “la dureza de las condiciones de acceso para la compra, ha provocado hacinamientos severos”.

La coordinadora del Área de Análisis Social y Desarrollo, Ana Abril Fernández, explicó que “la crisis es una de las principales causas” y que ésta “ha revelado nuevas formas de pobreza pues hay mucha gente que ha acudido por primera vez a Cáritas afectada principalmente por el paro”.

En este sentido, también ha variado el perfil de los demandantes de ayuda y los principales son los jóvenes parados en busca del primer empleo, los parados de más de 45 años, los desempleados procedentes de la construcción, la hostelería y la industria, las familias jóvenes con niños pequeños, las mujeres solas con cargas familiares y los hombres divorciados.

Sigue leyendo esta noticia en la página web de EP Social