Abordamos las situaciones más comunes de campamentos.

¡Seguro que os identificáis con algunas!

1. No importa lo bueno que seas, siempre habrá una pendiente con la que no puedas la primera vez.

2. Aparecerán perros, zorros y animales varios queriendo robar toda la comida y esperarán el momento adecuado para llevarse toda la comida.

3. El agua que llevas nunca será suficiente.

4. Siempre que caigas será de manera que cause el mayor pánico posible, aunque al final sólo termines con un pequeño rasguño.

5. Siempre será más fácil sacar y armar la tienda de campaña que guardarla.

6. No importa cuántas veces revises la previsión del tiempo, cambiará y nunca llevarás la ropa ni el equipo necesario.

7. Podrás revisar mil veces el equipo y la mochila antes de irte de campas, pero siempre olvidarás algo.

8. ¡Nunca podremos llevar a cabo el menú que planeamos, siempre ocurrirá algo que impida cocinar como lo teníamos en mente.

9. Por mucho que lo intentes, las arañas y otros bichos se la ingeniarán para meterse hasta lo más profundo de tu saco de dormir esperando la noche para pegarte unos buenos sustos.

10. Prácticamente podrás llevar la mochila vacía y aun así pesará un montón.

11. Si no es aceite, será la sal, el encendedor, abrelatas o algún accesorio de cocina, pero por ley siempre olvidaremos alguno.

12. No importa cuánto hayas esperado para comprar una nueva tienda de campaña, una vez comprada la bajarán de precio.

13. Aunque creas conocer la ruta de memoria, en cada expedición te perderás.

14. ¡Bueno! Encuentras un buen lugar para acampar ¡Malo! Descubres que tu tienda de campaña no tiene piquetas ¡Peor! El viento es muy intenso.

15. Organizas una salida para ver la lluvia de estrellas, pero llegando el sitio de acampado descubres que el tiempo está fatal y lloverá toda la noche.

16. ¡La fogata imperfecta! El destino conspirara contra tus ganas de disfrutar de una fogata, la leña y yesca estarán tan húmedas que podrías hacer una cama de agua.

18. Por más que te pongas repelente, los mosquitos te comerán vivo.

Vía Revista Azimut

 

Y claro, luego nos encontramos con estas situaciones que nos hacen reír cada vez que las recordamos.