1. Cuando estás dentro del saco y no puedes salir porque se te ha atascado la cremallera.

2. Ir cantando y saltando alegremente y tropezarse con los vientos de la tienda. Evidentemente, te ve todo el mundo.

3. Cuando a alguien, después de hacer múltiples equilibrios, se la cae el plato de sopa caliente encima y ya tiene el polar con “Eau de sopa” para todo el campamento.

4. Que aparezca el típico perro perdido y empiece a perseguir justamente al que le tiene miedo a los perros. Una escena realmente bucólica: scout corriendo con el perro detrás que le quiere morder los calcetines.

5. Ver a nuestro respon con moreno paleta: todo moreno menos la pañoleta “tatuada” de blanco en el pecho. Pero tu no te salvas, tienes: la marca de la camiseta de manga corta, la de tirantes, la de los pantalones cortos, la de los calcetines y la de las chanclas. Como mínimo.

6. Olvidar dónde está el agujero de la letrina y… Ya sabemos como acaba el tema, ¿no? ¡Choooffff!

7. El día en que parece que nos hemos contagiado de un extraño virus que nos hace reír a todos sin ton ni son.

8. Cuando el del polar con “Eau de sopa” se acerca a ti y recuerdas aquel momento en el que se le derramó la cena por encima.

9. Despertarse por la mañana con todos los de la tienda encima tuyo y pensar “Ya decía yo que me costaba respirar…”.

10. Que el grupo que le toca lavar los platos improvise una guerra de agua y se acabe apuntando todo el grupo.

¿Cuáles añadís?

#MomentosCómicosDeCampas

Foto GS Sayela