Hola a todos, los Ranger hemos conseguido volver a casa sanos y salvos justo a tiempo, y nunca mejor dicho, porque nada mas llegar a Mijangos nos dimos cuenta de que all铆 no funcionaba el dinero normal, sino que todo se pagaba en tiempo (comer, ducharse, usar la campa鈥).

Por suerte para nosotros ten铆amos algo de tiempo acumulado de la que echar mano.

A partir del primer d铆a nuestro objetivo principal era mantenernos vivos consiguiendo tiempo haciendo tareas que nos encomendaban los se帽ores del tiempo.

A duras penas consegu铆amos pasar los dias, y no nos pod铆amos permitir ning煤n lujo.

Hasta que un inesperado dia por suerte y por desgracia encontramos un hombre muerto en nuestra zona, el cual era un se帽or que manejaba mas tiempo del que pod铆amos contar, nos dejo una nota en la cual narraba el desgaste y monoton铆a de su vida, sintiendo que ya no pod铆a aprovechar el tiempo que tenia decidi贸 encomend谩rnoslo, eso si, advirti茅ndonos que ese tiempo era muy suculento y mas en una zona en la cual no abunda el tiempo.

Dicho esto decidimos partir al amanecer a proteger nuestro tiempo y ya de paso visitar otras zonas horarias m谩s lujosas.

Pero al tercer d铆a cometimos el error de descuidar el tiempo y ello conllevo que alguien nos robase casi todo el tiempo, suerte que nos dimos cuenta pronto y nos pusimos manos a la obra para conseguir mas tiempo, hab铆amos vuelto al mismo suplicio.

Un par de d铆as mas tarde recibimos la noticia de que los guardianes del tiempo hab铆an decidido jubilarse y ello supon铆a unas plazas vacantes muy codiciadas, as铆 que se organizaron unas oposiciones para comprobar quienes eran los mejores cualificados para ocupar los puestos.

Fueron unas pruebas muy duras, largas y de lo m谩s variopintas que exig铆an sacar el m谩ximo de cada uno. Y como colof贸n a esas oposiciones tuvimos que ir al pueblo de Mijangos a conseguir unos objetos, datos que la gente nos pudiese proporcionar y prestar ya de paso otros servicios.

Al final, en el momento de la evaluaci贸n en la cual se informaba de la decisi贸n de los guardianes del tiempo, nos llevamos una gran sorpresa al saber que todo esto no hab铆a sido nada mas que una prueba para saber si 茅ramos merecedores de una inmensa cantidad del tiempo que pose铆an los guardianes del tiempo en unos relojes de oro, lo que se decidi贸 al ver como dedic谩bamos nuestro tiempo a los dem谩s durante el campamento y en especial en el pueblo de Mijangos.

Ahora los guardianes del tiempo tienen la certeza de que su tiempo esta en buenas manos y ser谩 de buen uso.

V铆a Sayela.es