Si alguna vez te has imaginado escapándote de tu realidad porque tu fantasía es siempre mejor, más bonita, ¡cuidado! Una realidad “perfecta” no siempre tiene por qué traerte más felicidad.