La Sierra de Algairén, en Cosuenda, ofrece unos parajes plenos de naturaleza que han legado los mayores y que hay que conservar.

Y según explica José Luis Hernández Bernad, responsable del grupo Scout Ausín, «en otros tiempos difíciles, el monte proporcionaba sustento a muchas familias y se veía sólo como algo a lo que había que sacarle provecho.

Aún así, supieron compatibilizar los usos tradicionales con una conservación que ha permitido su aprovechamiento a lo largo de los años».

«Es una suerte que este entorno haya llegado a la actualidad en un estado de conservación relativamente bueno, por lo que, entre todos, tenemos que ser capaces de contatibilizar los usos tradicionales junto con los nuevos, de manera que permitan transmitirlo a las nuevas generaciones mejor de cómo lo hemos recibido», añade Hernández.

Son los jóvenes los que deben de coger el testigo y deben implicarse desde el principio en su conservación.

Por ello el Grupo Scout MSC Ausín 1 de Zaragoza y, concretamente la rama o clan de compañeros, ha puesto en marcha un proyecto de medio ambiente con una serie de actuaciones concretas en municipios de Aragón.

Con esa finalidad el grupo se puso en contacto con Oscar Lorente, alcalde de Cosuenda.

Y con la ayuda de José Antonio, el alguacil, y de Susana acordaron la posibilidad de colaborar en la limpieza del área recreativa del Raso de la Cruz.

Para el 28 de abril, día fijado para la actividad, las previsiones climatológicas no eran las mejores, y cuando el grupo scout ya estaba llegando a Cosuenda el alguacil les avisó que estaba nevando.

Sin embargo, no había posibilidad de vuelta atrás, así que el grupo scout llegó al lugar de la intervención con todo el monte blanco y se centró en la limpieza de los espacios que estaban bajo techo.

La caseta de los fogones y el cubierto, de donde lograron extraer una gran cantidad de plásticos, restos de latas de aluminio y vidrio que, ya de bajada, depositaron en los contenedores de reciclaje ubicados en el pueblo.

Hay que esperar que el ejemplo de estos jóvenes consiga que las personas a las que les gusta usar la naturaleza como lugar de ocio aprendan también a cuidarla como la casa de todos.

Vía El periódico de Aragón