Marcos, interprete de la canción “Sígueme” y miembro del Coro de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel. La Hermana Marta, la Hermana Sandra, los laicos María, Loli, Marcos, el seminarista Esteban y el Padre Jose tienen una afición en común: cantar. Y además lo hacen de fábula. Son los intérpretes de la canción “Sígueme”, aquella que despertaba cada mañana al Campamento Scout Internacional de la JMJ y de la que todos guardamos un gran recuerdo. Hoy hablamos con Marcos, uno de los cantantes, que nos cuenta cómo fue todo en la JMJ.

¿Cómo se lleva lo de cantar en la JMJ ante tanta gente?
No es la sensación de cantar antes mucha gente, es la de rezar con ellos. Es una acción recíproca. La repuesta se establece con el público y es constante.

Aun así impresiona, ¿No?
Esta mañana hemos visto el video en Youtube del público scout cuando cantamos “Sígueme” y nos ha emocionado mucho. Estamos muy agradecidos por todo.

¿Cómo surge la idea de cantar en el Campamento?
Habíamos contactado con Scouts MSC. Íbamos pensando que íbamos a ser muchos, pero nos encantó ver a tanta gente joven.

Me imagino que en la Orden no solo se cantará…
Dentro de la orden tenemos muchos servicios, incluso exploradores. El coro es una parte, aprovechamos los servicios para ensayar, cuando visitamos a enfermos, gente necesitada, etc.

Y con esa diversidad todavía hay tiempo para cantar y, encima, hacerlo bien…
Las hermanas llevan cantando toda la vida, pero no sabemos mucho de música, es el sentimiento lo que nos lleva a cantar. Para nosotros la música no es una técnica, la base de todo es la oración.

¿Qué os pareció el Campamento Scout Internacional?
El campamento nos pareció impresionante y nos recordó a los que hacíamos nosotros. Sinceramente fue genial, una auténtica pasada.

¿Y el escultismo?
Nos parece muy grande lo que hemos visto, un escultismo realmente vinculado a la fe cristiana, el cómo hacer las eucaristías, todo, es dinámico y joven. Nos gustó la cantidad y la calidad con la que se hace.