El arzobispo de Buenos Aires, monseñor Mario Aurelio Poli, celebró una misa que congregó a centenares de scouts venidos de diversas partes del mundo y convocados con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud.

El prelado los convocó a ¨calentar el corazón al estilo scout¨ y renovar el compromiso con el servicio.

“El Señor nos atrae por la persuasión de su amor, y cuando nos llama, debemos responder siempre listos”, dijo.

El prelado, de 66 años, que se inició en el Movimiento Scout a los cinco años y es asesor nacional de la Comisión Pastoral de Scouts Católicos de la Argentina (COPASCA), fue el celebrante de una Eucaristía en la que se vio rodeado por sacerdotes del Brasil, Estados Unidos y Francia.

En su homilía, traducida al momento al portugués y al inglés, el arzobispo de Buenos Aires destacó la acción de María en la historia de la salvación y la presentó como modelo de entrega y discipulado, muy en coincidencia con el lema de esta jornada, que reza ‘Vayan y hagan discípulos en todas las naciones’.

También recordó que Baden Powell, fundador de la institución, les transmitió el amor por dos ‘libros sagrados’, que son el respeto a la naturaleza y la Palabra de Dios.

En este sentido, llamó a dar lugar al plan de amor que tiene Dios para cada uno.

Y les planteó una propuesta: que se pregunten quién y qué es Dios en sus vidas.

Monseñor Poli les recordó que “están aquí por Cristo” y los llamó a reflexionar sobre su pertenencia al movimiento scout:

“Los invito a recuperar el espíritu del juego que nos hace libres para amar de verdad y servir sin esperar recompensas. El Señor nos atrae por la persuasión de su amor, y cuando nos llama, debemos responder siempre listos”.

Más tarde, en ese mismo lugar, comenzó la Feria Vocacional, una actividad pensada para responder a las inquietudes de los jóvenes y difundir las actividades apostólicas que realicen cientos de comunidades, congregaciones y nuevos movimientos de la Iglesia alrededor del mundo.

El encuentro de monseñor Poli con los scouts de todo el mundo se enmarca en una serie de actividades que tendrán los jóvenes scouts durante la JMJ, que comenzaron el sábado 20 de julio con el montaje de la estructura del Campamento Nacional Scout en la localidad de Recreio dos Bandeirantes, a 40 kilómetros de la ciudad.

Vía AICA