La situación es bastante dramática y podéis imaginaros en el estado en que se encuentran las tiendas que sirven de refugio después de un año y medio bajo el sol y la lluvia. ¿Quieres conocer las últimas acciones de los Scouts de Haití en los campamentos de desplazados?

Desde la empresa Shelterbox (que está colaborando en la reconstrucción), se felicita a los scouts por las labores que se están llevando a cabo y les ponen a su disposición tiendas para poder reconstruir el campamento. Además, se les ofrece la posibilidad de contactar desde la empresa con Scouts de América y del Reino Unido y mandarles un equipo de cuatro scouts de cada país para ayudarles en sus labores.

Nuevas tiendas para los damnificados del seísmo
Un año y medio después del seísmo del 12 de enero, 26 scouts de Haití han montado en dos días 154 tiendas de 25m 2 donadas por Shelter Box. Además aseguran un nuevo envio para las 600 personas del campamento de Henfrasa, en Delmas. Los habitantes del Campamento Henfrasa, en la comunidad de Delmas, se encuentran en una situación dramática: tiendas viejas, rotas, que dejan entrar la lluvia. Amontonadas hasta diez personas en una tienda de 25m 2.

La asociación Nacional de Scouts de Haití ha respondido nuevamente a la llamada de Shelter Box, vía su presidente Hojn DIKSA (presidente de Shelter Box France) para cambiar las tiendas del campamento Henfrasa donde la situación se complica después de un año y medio de vida en el. Los días 13 y 14 de junio de 2011, scouts de entre 17 y 25 años, se trasladaron al campamento para reemplazar 154 tiendas supervisados por el equipo encargado de seguir los programas de protección civil: Joël Clarge de Scouts de Haití y Arnaud Lansard voluntario de Scouts y Guias de Francia.

Durante el primer día, se montaron 90 tiendas. La elección de las familias que se beneficiaron de estas nuevas tiendas se llevó a cabo de acuerdo con el comité del campamento sobre el criterio de vulnerabilidad. Durante el segundo día, los equipos montaron 64 tiendas con la difícil tarea de no poder satisfacer a todos los necesitados.

Testimonio del responsable del campamento
Soy Renald Joseph, tengo 29 años y después del 12 de enero soy el responsable del campamento de Henfrasa donde viven 3.400 personas en 600 tiendas. Para ello, tenemos un comité que se responsabiliza del buen funcionamiento del campamento, pero la realidad es que necesitamos de todo.

La realidad actual es que después de un año y medio las tiendas están completamente degradadas: no son más que trozos de tela que dejan entrar el agua y son un nido de microbios contra los que pelean las familias. Las condiciones sanitarias son realmente deplorables ya que solo tenemos 24 baños, lo que significa 1 baño para cada 140 personas. Las duchas se encuentran entre dos tiendas a la vista de todo el mundo, para protegerlas, tenemos algunos pedazos de cubierta.

El 4 de junio de 2011, M.John Diksa  vino a vernos, quien también estuvo aquí justo una semana después del seísmo para montar las tiendas, ha visto la situación y nos prometió cambiar las tiendas mas degradadas. Esto se ha cumplido hoy mismo con la ayuda de scouts de Haití: han completado un trabajo fabuloso y en dos días han cambiado 154 tiendas. Pero, se necesita mucho más! O por qué no, decirse que un día todo el mundo encontrará un una casa decente y una vida normal!

Testimonio de Paula

“Me llamo Paula Saint Surin, tengo 31 años y vivo dentro de una tienda de Shelter Box en el campamento henfrasa de Port-au-Prince (Delmas33) desde el 27 de enero de 2010 con mi madre, mis dos hermanas y mi hermano. El día 12 de enero de 2010, la casa donde vivía con mi familia se derrumbo completamente. Tuvimos la suerte de no perder la vida, pero si perdimos todas nuestras pertenencias. Al día siguiente, nos instalamos en Henfasa (estadio de competición deportivo) con cubiertas y trozos de puerta. El 27 de enero, pudimos beneficiarnos de una tienda Shelter , la cual nos ayudo a mejorar nuestra comodidad notablemente. Pero hoy, un año y medio después de encontrarnos en esta situación y en esta tienda que se ha convertido en nuestra casa no tenemos ningún otro lugar donde ir.

“En nuestra nueva casa, la vida no será más fácil, pero la comodidad será un poco mejor. No estaré más mojada cada vez que llueva, mi hermana pequeña estará seguramente menos mala y podremos reencontrar nuestro sueño. No deseo más que una cosa y es poder retomar una vida normal, trabajar y reencontrar mi hogar.”

Vía Christian Larcher – Scouts et Guides de France