Ramon Casals, en este vídeo, habla del uso del premio o del castigo cuando queremos educar a los chavales.

¿Contempláis la opción de premiarlos y/o castigarlos?

¿En qué momentos? ¿Siempre? ¿Algunas veces? ¿Nunca?

Cuando decidimos premiar a los chavales que educamos corremos el riesgo de “mercantilizar” nuestra relación y reducir la educación a un simple intercambio.

Igualmente de peligroso es caer en el juego del chantaje. Ya sabéis, esto de “si te portas bien, chocolate para merendar”.

Es bueno reconocer a un chaval que ha hecho un buen trabajo.

Y esto en sí, ya es un premio: unas buenas palabras, una muestra de admiración, una felicitación.

¿Pero es necesario materializar el premio?

Por otra parte, hay quien considera que los castigos son útiles y necesarios en el proceso de aprendizaje.

Aunque conviene no abusar de ellos.

 

¿Qué opinión tenéis al respecto?

¿Ha surgido este tema en vuestros kraales?

¿Cuál es vuestro método o táctica, en estos casos?