Se han rechazado las normas y referentes éticos con las que orientar la conducta.

Hay, ciertamente, argumentos para cuestionar la sociedad actual.

Pero esa descripción debemos complementarla con “soluciones”.

Vargas Llosa, en “La civilización del espectáculo”, describe un mundo en el que el primer lugar en la tabla de valores vigente lo ocupa el entretenimiento y donde divertirse es la pasión universal.

Reconoce que este ideal de vida es legítimo.

Pero advierte que convertir esa natural propensión en un valor supremo tiene como consecuencias la banalización de casi todo y la frivolidad.

Ciertamente Vargas Llosa hace una descripción profunda de la crisis de la sociedad actual.

Pero, lamentablemente, es una descripción pesimista y teñida de desesperanza.

Ya Ortega y Gasset denunció la falta de raíces de la cultura occidental cuando decía: “¿Cómo se ha podido creer en la amoralidad de la vida?”

Esa descripción de la sociedad actual necesita complementarse con soluciones.

Con ideas sobre las cuales cimentar esas soluciones.

Rastros de luz para el caminante.

Propuestas que ayuden a combatir la soledad ante las decisiones éticas.

Son muchos los que creen que la ética es un concepto tan amplio que es muy difícil ponerle cara y ojos.

Un concepto difícil de perfilar, porque tiene muchas aristas culturales, religiosas y de valores o creencias.

Los argumentos anteriores no pueden ni deben ser excusa para renunciar a izar la bandera de la ética.

Al contrario: deben impulsarnos a hacer pedagogía de la misma.

A ser sembradores de esperanza.

La ética debe ayudar a identificar los criterios en base a los cuales discriminar entre acciones justas (y, por lo tanto, moralmente exigibles a cualquier persona) y acciones injustas (y que, en consecuencia, deben estar prohibidas).

La ética debe orientar la toma de decisiones buscando el bien común.

Debe versar sobre los modelos de vida asociados a las distintas tradiciones culturales, religiosas o sociales en las que habitamos.

Y debe influir para que dichos modelos configuren culturas, valores y estilos de vida.

Alejandro Córdoba

Los artículos de la sección ‘Tú opinas’ reflejan exclusivamente las opiniones de sus autores y no tienen porque coincidir con posicionamientos del Movimiento Scout Católico.