Un vídeo que muestra un segundo del día a día de una niña durante un año.

En los primeros fotogramas podemos ver una niña risueña, feliz, jugando, comiendo…

Pero todo cambia cuando estalla la guerra.

El objetivo de este vídeo era demostrar que la guerra tiene unos efectos terriblemente devastadores en la infancia, como está pasando en Siria.

Y, para que resultara más impactante, la protagonista del vídeo es una niña que no vive en Siria, sino en Londres.

El lema de la campaña es “Que no pase aquí, no significa que no esté pasando”.