Imagínate por un momento que durante un mes todas las mujeres dejan de hacer las tareas domésticas. ¡Todas las tareas!. Desde hacer la comida, limpiar la casa o cuidar de sus hijos e hijas y de los familiares de la tercera edad.
Ésta fue la idea que el Instituto Vasco de la Mujer (EMAKUNDE ) promocionó a principios del verano pasado para concienciar a la ciudadanía sobre la importancia del reparto de las tareas entre hombres y mujeres.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer del 8 de marzo, EMAKUNDE decidió animar a las mujeres para que hiciesen una huelga durante todo un mes.

La campaña tenía diferentes objetivos. Uno de ellos era reflexionar sobre las consecuencias de la huelga y crear un impacto en la opinión pública. Pero también se propusieron que la web de la campaña se convirtiese en un lugar de reflexión sobre la corresponsabilidad, la conciliación familiar y laboral de las mujeres, etc.

Como dice el manifiesto de la campaña: “un espacio en el que pueda reflejarse el valor del trabajo reproductivo y de cuidado que en nuestra sociedad desempeñan mayoritariamente las mujeres, recogiendo las consecuencias que tendría su no realización”.

Si entras en la web de la campaña podrás ver, además de divertidas fotos sobre las hipotéticas consecuencia de una huelga de mujeres en el trabajo doméstico, unas aportaciones interesantes sobre lo que piensan los propios ciudadanos y ciudadanas al respecto.

Entra aquí en la web de Mujeres en huelga ¿Qué pasaría?