Este sábado varios grupos de Scouts d’Asturies plantaban junto con miembros del FAPAS 180 árboles frutales en el Concejo de Proaza.

Cerezos, manzanos, hayas, abedules y serbales forma ya parte del nuevo Bosque Scouts d’Asturies enclavado en la localidad de Serandi.

Los 37 Pioneros que participaron en la actividad de voluntariado demostraron lo que es un trabajo bien hecho y no tuvieron problemas en agarrar azada y maceta para plantar 5 árboles cada uno.

Además, el grupo colaboró con la campaña de recogida de móviles usados “Móviles Solidarios” en la que participa el FAPAS y que servirá para recaudar fondos para la ONG.

La finca donde se plantaron los árboles fue puesta a disposición del FAPAS por su propietario, Jose Manuel Norniella, un asturiano que vivió en Madrid durante 23 años que recientemente ha regresado a su pueblo natal y se ha afincado nuevamente en los Valles del Oso.

Este tipo de colaboraciones entre propietarios privados y ONGs para la puesta en marcha de acciones de conservación de la naturaleza se enmarca dentro de la filosofía de la Custodia del Territorio, en este caso con el objetivo de mejorar la disponibilidad de recursos alimenticios para el oso pardo.

Además de la plantación de frutales, visitaron el recinto donde se encuentran Tola y Paca y recorrieron el sendero junto al río que une el cercado osero de Buyera con la localidad de Serandi.

Vía FAPAS