Llegan los campas de verano y nos vamos 15 días con pequeños castores y lobatos y ya no tan pequeños rangers, pioneros y rutas.

Y para que todo salga bien, nos organizamos bien y tomamos todas las medidas necesarias.

¿Cómo preparamos un campamento?

Pensar un buen eje de animación, preparar las divertidas actividades, diseñar un menú rico y sano, hacer la lista del botiquín, hacer la compra…

Esta es la parte más o menos divertida.

Pero hay mucho más trabajo tras estos 15 días que sirven, entre otras cosas, para culminar el curso scout.

Buscar terreno de acampada, pedir permisos, aprenderse de memoria el plan de evacuación…

Pero, además, también realizamos parte del trabajo “in situ”:

  • Estamos siempre super atentos a las previsiones meteorológicas.
  • Subimos previamente a visitar la campa a revisar el terreno, las tomas de agua y de electricidad.
  • Si tenemos prevista alguna excursión o travesía, la realizamos antes para conocer bien todos los secretos del camino y comprobar el estado de los senderos.
  • Avisamos a bomberos, policía, Ayuntamiento… sobre nuestra presencia en el terreno y las actividades previstas fuera de él.
  • Tenemos localizados los servicios médicos más próximos y no nos vamos sin una larga lista de teléfonos donde llamar en caso de emergencia.

Somos conscientes que durante 14 días dejáis en nuestras manos vuestro tesoro más preciado.

Por eso agradecemos toda la confianza que los padres depositáis en nosotros, los responsables.

Vía Territorio Scout