… Parece mentira que hayan pasado 31 días desde que no parara de pensar en el viaje y en el gran paso que iba a dar, de los nervios que me comían por dentro y de la tristeza que me daba dejar mi vida (por 3 meses) en España. ¡Pero ya es una realidad!.

Después de un largo viaje, y de alguna pequeña complicación con los trenes, llegue a Kandersteg, la última de todos los Short Term Staff, así que estaba un poco desorientada, pero no tardaron en empezar a hablar conmigo y ayudarme con todo lo que me había perdido.

Y así comenzó mi semana, una semana dura de “training”, mucha información en inglés en poco tiempo, pero la gran suerte que he tenido es que una de mis compis es mejicana, y me ha ayudado mucho (y lo sigue haciendo).

Cada día hacíamos algo diferente, sesiones de tienda, de comunicación, de “house”, de historia, etc. Así que no parábamos ni un segundo.

Tuvimos un gran día, el D-day, donde estuvimos toda la mañana con un pequeño juego para conocer el pueblo y a los Long Term Staff, nos tuvimos que pintar cada uno la bandera nacional de nuestro país y pasamos una agradable tarde en el lago Oeschinensee.

Y por fin el Sábado tuvimos nuestra graduación donde nos convertimos en pinkies oficiales y lo celebramos con fondue de queso (¡increíble!).

Y el Domingo empezó todo a coger color, cada uno tenemos que trabajar en un lugar diferente cada día.

Aquí aprendes de todo, yo hasta he conducido un ¡Tractor!, así que para nada es tiempo perdido.

Tienes tu día libre por semana, y uno por mes, en el que no perdemos el tiempo y lo dedicamos a disfrutar de las rutas, de escalar, conocer pueblos o ciudades nuevas, pero nunca quedarse en el centro.

Ahora mismo estamos trabajando en la renovación de la USA room y en la del “groundfloor” del “ Old Chalet”. Si, la famosa habitación grande de las pañoletas ha desaparecido por el momento, pero cada día va mejor y ya va cogiendo forma. Los que hayais estado y volváis a partir de Diciembre ¡no lo vais a reconocer!.

También tenemos que limpiar bien los baños, pasillos, habitaciones, hacer camas, poner lavadoras, y de eso se encargan las personas que trabajen en “house”. Y como no, hay que dejar el “ campsite” limpio y guardar impoluto todo el material del verano.

Pronto empezaremos a cortar madera para el agua caliente y la calefacción; de todo esto se encargan a los que les toque trabajar en “grounds”. Y…¡como no! tenemos que comer, y de que el comedor y la cocina estén listos y limpios para los huéspedes y el resto de los staff se encargan los que trabajen en “catering”.

Y así pasan poco a poco los días y las semanas, entretenidos, y siempre con algo que hacer; siempre con nuestro lema de este año “learnign by doing”.

Vía Kandersteg Experience (gracias Kike)