La Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia, que dará comienzo el próximo 2 de octubre en Wellington (Nueva Zelanda), recorrerá 90 países y 100 ciudades de cinco continentes del Planeta para exigir el fin de las guerras, del armamento nuclear y la eliminación de todo tipo de violencia, con el amparo de más de 300 organizaciones pacifistas y el respaldo de más de 15 presidentes o primeros ministros que recibirán a la expedición durante los tres meses de recorrido.
En el acto de presentación de la campaña publicitaria de difusión de la marcha, elaborada por la agencia JWT Delvico, el coordinador internacional del evento, Rafael de la Rubia, denunció la actitud “ilógica e hipócrita” de quienes, por un lado, persiguen la paz mientras que por el otro, siguen fabricando armas e invadiendo países. “Vivimos en un mundo muy violento en el que se nos agotan las salidas y con esta iniciativa pretendemos abrir nuevos caminos”, explicó.

Así, apuntó, que esta marcha, que está previsto que concluya el 2 de enero de 2010 a los pies del monte Aconcagua, en el parque Punta de Vacas (Argentina), persigue cinco objetivos; el desarme nuclear a nivel mundial, el retiro inmediato de las tropas invasoras de los territorios ocupados, la reducción progresiva y proporcional del armamento convencional, la firma de tratados de no agresión entre los diversos países y la renuncia de los gobiernos a utilizar las guerras como medio habitual para resolver los conflictos.

“Después de que los políticos hayan marcado siempre el curso de las cosas, ahora nos toca a los pueblos marcar el curso de lo político”, declaró De la Rubia. En esta línea, apuntó que, paralelamente a la marcha, se desarrollarán diversas actividades de carácter benéfico, educativas o culturales y que se realizarán tres “megaconciertos” en Praga (Hungría); Dakar (Senegal) y Santiago de Chile (Chile). “Puede ser la mayor concentración de la historia con el único objetivo de remover conciencias”, afirmó.
La marcha llegará a España en noviembre

Según detallaron los ponentes, la expedición por la paz llegará a España el 13 de noviembre y realizará una primera escala en Barcelona; al día siguiente se trasladará a Madrid y en las jornadas posteriores visitará Málaga y Algeciras, desde donde partirá hacia África.

Asimismo, contará con el apoyo de varias de organizaciones españolas que contribuyen de forma “absolutamente desinteresada”, como Red de Abolición 2000 o Alcaldes por la Paz. Igualmente, en cada uno de los estados se entregará a sus dirigentes una carta con un resumen de sus peticiones.

Vía Europa Press