Cómo dos segundos se pueden transformar en miles de ayudas…

Parece una ecuación imposible, pero no lo es si marcas las dos casillas en tu declaración de la renta tal y como te explicamos a continuación.

 

La casilla solidaria

La casilla “X Solidaria” de la Renta apuesta por la inclusión de las mujeres en dificultad social.

249.383 mujeres se beneficiarán durante 2016 de programas de atención integral en enfermedades como el cáncer; de atención y asesoramiento a mujeres en situación de especial vulnerabilidad; actividades de ayuda a mujeres en riesgo de exclusión social; atención integral a las mujeres con discapacidad y a víctimas de la violencia de género (psicológica, jurídica, inserción socio-laboral, acompañamiento, casas de acogida y apoyo por parte de personas voluntarias, etc.), así como de integración laboral de las mujeres, entre otros muchos.

Estas mujeres con necesidades sociales o sociosanitarias se beneficiarán de los proyectos financiados por el IRPF mediante la convocatoria de subvenciones que realiza el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Las aportaciones de las personas que marcaron la casilla solidaria en su declaración de la renta han permitido que este año se pongan en marcha un total de 1.272 programas de acción social, desarrollados por 470 entidades que beneficiarán a 7 millones de personas en riesgo de exclusión social.

Marcar la casilla de Actividades de Interés Social es un gesto solidario que no cuesta nada y que al hacerlo, permite destinar un 0,7% de tus impuestos a programas sociales que realizan las ONG y que atienden necesidades concretas de las personas.

 

La casilla de la Iglesia

Historias de fe, de esperanza, de consuelo, de ilusión, de alegría… porque detrás de cada X hay una historia.

Por todos ellos, marca la X de la Iglesia en tu Declaración de la Renta.

Por tantos que necesitan tanto.

Desde el año 2009, se han incrementado los lugares donde se hace presente la actividad caritativa y asistencial de la Iglesia, lo que supone un crecimiento del 76%.

La labor social de la Iglesia contribuye a crear una sociedad mejor, son servicios en beneficio de nuestra sociedad.

En total, 4.186.825 de personas fueron acompañadas y atendidas en alguno de los 8.490 centros sociales y asistenciales católicos durante el año 2013, por ejemplo.

Y en los últimos años, las personas atendidas en los centros de la Iglesia para mitigar la pobreza han aumentado notablemente.

 

Es posible marcar ambas casillas, la de Actividades de Interés Social y la de la Iglesia Católica, y destinar un 0,7% a cada una de ellas.

Simultaneando las dos casillas, la ayuda no se divide, se suma.