Nos recomiendan llevar siempre con nosotros alguno de los siguientes elementos:

Radio de frecuencia VHF
Los radios te ayudaran a mantener comunicación con tu equipo (en caso de ir acompañado), con autoridades del parque nacional o del área donde se visita.

De esta forma se podrá avisar de cualquier emergencia donde los móviles no tienen cobertura.

Linterna
Utilizando una linterna podréis hacer señales muy visibles en la noche y a la distancia.

Para enviar una señal de auxilio se deberá utilizar código morse.

El SOS se hace de la siguiente manera: 3 destellos cortos, 3 destellos largos y 3 destellos largos.

Repetid nuevamente después de un minuto.

Si el mensaje es recibido contestarán con 3 destellos largos.

Silbato
En la distancia será más fácil que la gente identifique el sonido del silbato que los gritos.

Por eso es importante que siempre lo llevéis dentro de vuestro equipo.

Al igual que la linterna, se debe enviar un SOS en código morse que consiste en: 3 pitidos cortos, 3 largos y 3 cortos.

Si el mensaje es recibido contestarán con 3 pitidos largos.

Señales con un espejo
Durante el día podréis hacer señales utilizando un espejo, CD, papel aluminio, cinturón, navaja, cuchillo o cualquier artefacto que refleje los rayos del sol.

La forma de hacer señales es la siguiente: localizad el objetivo (al cual deseáis enviar la señal), utilizad vuestra mano como apuntador (con la señal de paz) y trata que el reflejo pase por aquí.

Así os aseguráis de enviar la señal correctamente.

Señales de humo
Aunque suene a indios, lo cierto es que las señales de humo son visibles a grandes distancias.

Siempre se aconseja buscar un área alta y totalmente despejada de árboles, pues las ramas bloquearán las señales.

Algunas recomendaciones: cuando se haya encendido la fogata, colocad una gran cantidad de ramas y hojas verdes para crear suficiente humo como para llamar la atención.

En caso extremo se puede quemar la tienda de campaña o el saco para aumentar el humo, pero esto debe hacerse como última alternativa.

Vía Revista Azimut