Los scouts de El Pilar han disfrutado de una gran experiencia: descubrir el continente africano. La han llevado a cabo en un lugar cercano a Huerta de Arriba, en Burgos y ha estado ambientado en África, la convivencia entre tribus y explorar nuevos territorios. María, la cojefa de campamento nos cuenta su experiencia.

Otro año más de vuelta a casa. Trataré de no repetir lo que escribí el año pasado, aunque en realidad las sensaciones son muy parecidas…

Cualquiera que no está en ésto te dice que no entiende lo que haces, pedir vacaciones para que cada año vivas las mismas cosas, en el mismo orden, con casi los mismos chavales, en los mismos sitios…

¡Ay! ¡¡Qué poquito entienden!!

Si me lo permitís este año me gustaría dedicar este mensaje al kraal, a toda esa gente que no ha podido estar allí y para los que han pedido vacaciones para viajar hasta el corazón de África.

Quién no lo haría, ¿verdad?

  • 15 días entre tribus africanas, entre escudos y lazas, entre máscaras rotas y robadas, entre saltos massais o bailes zulús…
  • 15 días trabajando por conseguir el abrazo de tus chavales, por ver sonreír a otros dos después de haberse peleado, por aguantar a tropecientos mil chavales viniendo a preguntar por el sexo de los ángeles mientras comes…
  • 15 días encontrando bolis y folios a cualquier hora del día, compartiendo tiempo en las letrinas y el último sorbo de redbull y café.
  • 15 días haciendo la vista gorda si el petate estaba mal o sucio, si las mochilas estaban desordenadas, si no podías ver el color de la cara de los chavales de los berretes que tenían…
  • 15 días viendo lloros por pérdidas de cubiertos pero no por pérdidas de jerséis o playeros, viendo volar secretos, viendo caras sonriendo cuando dicen un par de nombres a la hora de la cena…deseando que dijeran el tuyo y así librarte de estar pendiente de que no las tramaran…
  • 15 días imaginando en casa a tus chavales en las actividades que has preparado durante semanas, imaginando la vida del campamento mientras no has podido dejar el trabajo o los estudios, imaginando todo lo que se os estaba echando de menos porque no estabais…
  • 15 días en los que te emocionas al oír el compromiso de un castor a “no echar de menos a papá y mamá” o te llenas de orgullo con el compromiso de un lobato de “sonreír ante las dificultades”, en los que te hinchas por dentro al oír las inquietudes plasmadas en compromiso de los rangers o las sólidas creencias de los pioneros, días en los que un sólo momento merece la pena, en los que encuentras la belleza de mirar al cielo para contar estrellas fugaces al lado de tu gente, en los que un abrazo te quita todas las penas y problemas del día…
  • 15 días en los que te prometes mejorar cada día que te levantas, en los que descubres que ese compromiso no es solo tuyo, sino de cada uno de los responsables que han hecho que todo esto funcione como ha funcionado, en los que sin ser el Kileken tienes 15 cómplices… Gracias por seguir entendiendo todo esto y por no olvidar lo que somos.

A vosotros… castores, lobatos, rangers, pioneros, rutas, comité…lo de siempre, si no estuvierais ahí y no nos dierais lo que nos dais, no tendríamos por quién hacer todo esto.

Y a vosotros padres, gracias por darnos vuestro apoyo y por confiar en esta opción educativa que comparten millones de personas en el mundo, y que llamamos escultismo.

Buena caza y largas lunas

Via  http://kwelanga2010.blogspot.com/