Reunidos en la mañana del martes 10 de enero en el Vaticano, los obispos y cardenales miembros de la Congregación para las Causas de los Santos han reconocido la heroicidad de las virtudes del P. Jacques Sevin (1882-1951), según informa la agencia romana I.Media de fuentes vaticanas. Este jesuita francés es uno de los fundadores, en 1920, del movimiento de los Scouts de Francia (Scouts de France).

Validado por los miembros de la Congregación para las Causas de los Santos, el estatus de « venerable » del Padre Sevin aún deberá ser aprobado por el Papa. Será durante la próxima audiencia que conceda al cardenal Angelo Amato, prefecto del dicasterio, probablemente a finales de junio, cuando el papa autorizará a la congregación a publicar el decreto reconociendo las « virtudes heroicas » del padre del escultismo católico.

Los responsables de la causa empezada en Roma en los años 90 deberán entonces proponer un milagro atribuido a la intercesión del Padre Sevin, que será examinado por la Congregación para las Causas de los Santos, para que se permita su beatificación.

El jesuita Jacques Sevin supo en 1913 de Lord Robert Baden-Powell que había lanzado, en agosto de 1907, las bases del escultismo durante un campamento experimental que reunió solamente a una veintena de muchachos. Ante la propuesta del padre Jacques Sevin de crear escultismo confesional católico en Francia, acogió muy favorablemente la idea y más tarde acabaría confesándole que “solo la Iglesia Católica ha entendido el escultismo como yo lo había soñado”.

Fue en Bélgica, en 1918, cuando el P. Jacques Sevin fundó en la clandestinidad la primera tropa de escultismo católico, inspirándose en el libro que acababa de escribir: El escultismo, estudio documental y aplicaciones. Regresó después a Francia, donde fue uno de los fundadores, en 1920, del movimiento de Scouts de France, federando las diversas experiencias de escultismo católico que ya existían desde 1911.

En 1944, el padre Sevin también estuvo en el origen de una orden religiosa cuya espiritualidad hunde sus raíces en el escultismo: las Hermanas de la Santa Cruz de Jerusalén.

El Movimiento Scout en la actualidad cuenta con más de 30 millones de niños, niñas, jóvenes y responsables educadores, en más de 150 países. Se calcula que más de 8 millones de ellos son católicos.