Una representación del movimiento scout internacional, enviada por la Organización Mundial del Movimiento Scout (OMMS), asiste estos días a la Cumbre sobre el Cambio Climático de la ONU en Copenhague (COP 15).

Han querido llevar hacia la COP 15 el compromiso del escultismo para proteger la naturaleza con el mensaje “el escultismo es parte de la solución”.  Los scouts tuvieron ayer la oportunidad de charlar con los ministros europeos sobre las políticas medioambientales que se están llevando a cabo en los respectivos países.

Puedes ver más fotos aquí

Sin embargo, por ahora no hay mucho de lo que alegrarse. La Cumbre parece estar paralizada por la falta de acuerdo entre las 193 partes.

La diferencia de intereses y de realidades están siendo un impedimento para llegar a un acuerdo firme para reducir las emisiones de CO2 de los países ricos.

Unos están preocupados por la falta de riqueza debido a la falta de petróleo mientras que los países pobres exigen a los ricos que asuman su responsabilidad.

Como afirma Jeremy Hobbs, Director General de Oxfam Internacional:  “África ha tirado del freno de emergencia para evitar que el tren se estrelle al final de la semana. Los países pobres quieren un resultado que garantice reducciones profundas de las emisiones mientras que los países ricos están tratando de retrasar las negociaciones sobre el único mecanismo que actualmente tenemos para lograr este objetivo: el Protocolo de Kyoto.”

Aunque las negociaciones siguen su curso todo indica que de aquí al viernes los asistentes no tendrán tiempo para llegar a un acuerdo.

Mientras, la comunidad internacional sigue pendiente de una Cumbre crucial para acabar con el cambio climático.

Miles de ONGs y representantes de la sociedad civil han asistido a Copenhague y entre ellos estamos los scouts llevando nuestra misión de crear un mundo mejor, sostenible y que de una solución para las futuras generaciones de jóvenes.

¡Todos estamos de acuerdo en que no se puede perder más tiempo!

Podéis leer más información de la COP 15 en:

Intermón Oxfam

Cobertura completa de El País

Foto Vinicius Portelinha en Flickr