Mirad este vídeo, sólo os tomará 1 minuto.

Un mismo vídeo, sobre todo si es bueno, puede ser usado para múltiples situaciones y mensajes.

Tras recordar estas imágenes se me ocurrieron 3 posibles entradas para nuestro bosque y como no supe decidirme, ¿por qué no hablar de las tres?

La primera se centra en Simba, el rey león, y la gran enseñanza que recibe.

El cambio es bueno, puedes huir de tu pasado o aprender de él, tú decides, recuerda quién eres o, aún mejor, quién quieres ser.

¿Cuánto tiempo llevas huyendo de ti mismo?

La segunda es ver en la figura de Mufasa (el padre del rey león) aspectos de Dios Padre.

Él nos habla en nuestro interior y no es “reflexión” si no que es “otra voz” y nos pregunta “¿me has olvidado?”.

Ante lo que solemos responder, “no, no, claro que no”.

“Has olvidado quién eres, luego me has olvidado. Eres mi hijo, el autentico y único rey de tu destino. Mira en tu interior, eres más de lo que eres ahora.”

Dios habita en tí, ¿te atreves a mirar por segunda vez a tu reflejo?, ¿a buscarlo una vez más?.

Tal vez alguien pueda echarte un cable…

La tercera está más orientada hacia el mundo scout.

Ahora comienza la ronda y a lo mejor alguno de vosotros ha recibido el maravilloso encargo de ser animador ruta.

Si ese es tu caso fíjate en Rafiki, el simio, pues tiene mucho que enseñarte.

Habla con preguntas, a veces sigue, otras deja que le sigan (sobre todo por caminos que conoce y que ha recorrido antes), aunque el que los camina siempre será el “león”.

Pide que no se entretenga o que se detenga.

Dice cosas sin sentido, que llevan a reflexiones con sentido.

Trata de enfrentar al ruta consigo mismo, enseña por medio de la acción, no es moralista, tiene sentido del humor y ciertas dosis de mala leche, ayuda con la preocupación real de la persona que tiene en frente y es capaz de gritar: “¡¡Eso es!! ¡¡corre!! ¡¡vete de aquí!!” cuando el ruta sabe que ha llegado el momento de partir.

¿Con cuál te quedas tú?

Vía El bosque de los Carnutes