La actividad más visible de las programadas por el sello de comercio justo Fairtrade para el próximo mes de octubre será una acción de calle en cinco ciudades españolas (Madrid, Barcelona, Zaragoza, Bilbao y Palma de Mallorca), que tendrá lugar en cinco días diferentes, aún por concretar.

Entre otras actividades, en Madrid se regalará café en la calle, habrá un ciclo de cine en la Casa Encendida con el título ‘Propuestas de sostenibilidad’, y se desarrollarán talleres de manualidades.

Además, cualquiera persona, ONG o empresa puede preparar sus propias actividades de apoyo al comercio sostenible con la ayuda de Fairtrade. La organización facilitará los materiales, herramientas e ideas para desarrollar las actividades que se propongan.

En ese sentido, desde la organización recuerdan que el año pasado, la primera vez que se dedicaba un mes a reivindicar el comercio justo, algunas de las actividades que se desarrollaron fueron un partido de fútbol en un instituto con balones certificados de comercio justo, o un desayuno preparado por un grupo de voluntarios y voluntarias.

Conchi Gallego, del Sello de Comercio Justo-Fairtrade , asegura que con todas estas acciones pretenden llamar la atención sobre el comercio justo de una manera muy visible, “hacer un poco de ruido” y que, de ese modo, llegue a más gente; sobre todo, a aquélla que aún no conoce lo que es.

“Dedicamos un mes a dar a conocer el comercio justo porque entidades de otros países suelen tener una semana al año con actividades de este tipo. Como en España este tipo de comercio es menos conocido, decidimos dedicar un mes entero con la esperanza de ir reduciendo el tiempo en el futuro, cuando se conozca más”, afirma.

Comercio responsable y democrático

El comercio justo establece una relación más justa y democrática entre productores y consumidores. Se eliminan intermediarios y se concede un precio adecuado a los productores para que puedan vivir de su trabajo. Se valora la calidad, la producción ecológica y el respeto por el medio.

El productor de café peruano Oswaldo Sandoval, que recientemente integró su cooperativa en el sello Fairtrade, asegura que el comercio justo “sube la autoestima de los productores”.