Lo que empezó como una idea hace tres años es ya hoy un grupo cohesionado y consolidado en Algeciras.

La joven Adela Montes forma parte de la comunidad barreña de Scouts Católicos, un grupo fundado por iniciativa del padre Fernando tras su llegada a la parroquia de San Isidro Labrador procedente desde Barbate, donde también implantó esta comunidad.

Los Scouts Católicos Virgen del Rosario comenzaron con unas 40 personas inscritas y ya ha duplicado su número en los tres años de recorrido.

“Ser scout es algo para toda la vida.Y se puede ser scout desde los 0 hasta los 99 años”, bromea Montes, quien ejerce funciones de jefe de grupo dentro del colectivo.

Para Montes, lo más sorprendente de los menores que forman parte de la comunidad es el grado de autonomía personal que alcanzan con los diversos talleres, dinámicas y las salidas al monte que realizan con una frecuencia mensual, como mínimo.

“Los chicos de 11 a 14 años no fallan nunca. Tienen mucha motivación”, sostiene.

También realizan campamentos de invierno y verano donde enseñan pautas para disfrutar de la Naturaleza y aprovechar para difundir el mensaje de Jesús sin olvidar la ayuda desinteresada a los demás.

“Es algo muy gratificante”, subraya.

Un año más, el grupo Scout Virgen del Rosario ha puesto en marcha la campaña “Te Quiero un Kilo”, haciendo así un “San Valentín Solidario”.

El pueblo de Los Barrios está pasando uno de los meses laboral y económicos más difíciles de estos años, y el grupo no podía dejar de colaborar con las más de 200 familias que acuden a Cáritas.

En esta jornada, el grupo ha podido recaudar casi 550 euros, y 240 kilos de comida no perecedera que se ofrecerán en la eucaristía del domingo que celebraremos juntos en acción de gracias y que van directamente destinado a Cáritas parroquial.

Además, para colaborar con el grupo y la campaña, el C.D. La Montera organizó tres partidos benéficos de baloncesto, en los que todos aportaron una entrada solidaria de 1 kg de comida.

Los padres de los scouts han colaborado activamente ayudando en la elaboración de bombones y con los chicos organizando juegos, no sólo para nuestros scouts, sino para todos los niños que han querido pasar el día con nosotros.

También han aportado regalos para la tómbola, y nos han acompañado a los monitores durante todo el día.

Vía Europasur