Muchos habréis participado en algún Jamboree, Roverway… y todos habréis ido de campamentos.

Y seguramente coincidiréis en afirmar que viajar es una gran experiencia.

Aunque sea ir al pueblo de al lado.

Razones para viajar hay miles, pero hoy destacamos tres:

1. Te enseña a vivir una aventura

Sí, os permite regresar a casa y pronunciar aquello de “¡¿Sabéis qué nos pasó cuando…?!”.

Vuestros padres tiemblan sólo de imaginar qué es lo que os habrá pasado.

Pero vosotros estáis orgullosísimos de haber vivido esta experiencia y de poder contarla a familiares y amigos.

Por ejemplo… Algo bastante típico: estáis de excursión y os sorprende la noche.

Los astros se han alineado para que todo salga mal: sólo tenéis un mini bocadillo y los frontales no tienen pilas… 

2. Te ayuda a conocerte un poco más

Cuando vivimos situaciones nuevas -algo muy común cuando viajamos- nuestras reacciones también son nuevas.

A menudo sorprendentes.

Somos testimonios de cosas que jamás hemos visto y esto nos despierta cierta sensibilidad.

Por ejemplo… En vuestro viaje hacia el campa internacional, conocéis a un chico que vivió una guerra, la de los años 90 en los Balcanes.

Es la primera vez que conocéis a alguien de vuestra edad que ha vivido una guerra.

¿Cuál es vuestra reacción ante esto?

3. Te permite ampliar tus conocimientos

Sólo por el hecho de ir a un lugar que nunca has estado ya estás aprendiendo.

Muchas cosas nuevas y distintas: idioma, gastronomía, gente, arquitectura, clima…

Todas esas cosas que quizás pasamos por alto nos están aportando muchas cosas.

Y por no hablar de lo que aprendemos de nuestros compañeros de viaje o de las personas que se cruzan en nuestro camino.

Todo viaje es una buena lección, una experiencia de aprendizaje.

Por ejemplo… regresando de campas, en aquel apretujado tren conocéis a vuestra compañera de viaje.

Resulta ser una chica sordomuda que os enseñará cómo comunicaros con ella…

 

Y, ahora, haced un ejercicio.

Recordad unos campas, una excursión de fin de semana, un largo viaje… e intentad recordad situaciones que os hayan dado la posibilidad de vivir una aventura, conoceros un poco más a vosotros mismos y aprender algo.

Foto vía OMMS