Se acerca la fecha emblemática del 8 de marzo y desde Scouts MSC queremos recordar y homenajear a las mujeres que a principios del siglo XX lucharon contra las habladurías, los convencionalismos y los prejuicios y se convirtieron en monitoras scouts; que salían a la montaña, de campamentos y acampadas, que jugaban y que hacían todo eso que se suponía solo podían hacer los hombres.

 El movimiento Scout debemos mucho a esas mujeres y a esas otras que a lo largo de los 100 años de existencia del escultismo, siguieron enfrentándose a los convencionalismos de género.

 A finales de los 70, Scouts MSC inicio su proyecto coeducativo que termino consolidando a mediados de los 80. Un proyecto educativo en igualdad de condiciones de los niños y las niñas y que asignaba los mismos roles a hombres y mujeres responsables  scouts. Todos los que formamos el movimiento, tenemos en nuestra memoria una mujer; compañera, amiga, monitora, que nos dejó huella y que puso su granito de arena para dejar le mundo en mejores condiciones de cómo lo encontramos.

 

Rodeada de campos ondulados no lejos de la costa sur de Inglaterra, la pequeña ciudad de Henfield ocupa un lugar especial en la historia del Movimiento Scout como hogar de la tropa Scout más antigua del mundo . Menos conocido es que la tropa no fue creada por un hombre, sino por una mujer. Audrey Wade.

 Andrey dirigía el club de hockey de la ciudad cuando su hermano regresó a casa de África entusiasmado con un programa de entrenamiento para niños ideado por un compañero oficial que había conocido en el barco, Robert Baden-Powell. Inspirada, se dio cuenta de que el programa de Baden-Powell sería la manera perfecta de garantizar que los chicos de Henfield estuvieran ocupados durante todo el año, en lugar de solo durante la temporada de hockey.

Rápidamente se puso a trabajar y para el invierno de 1907, había organizado las primeras reuniones en un taller de carpintería en la ciudad, basando las actividades del grupo en “Scouting for Boys, que se estaba publicando por entregas en los periódicos. Cuando se lanzó oficialmente el escultismo,  la tropa scout contaba con 30 miembros.

Algunos pueden ver el Movimiento Scout como una organización mayoritariamente masculina, pero Audrey Wade y las mujeres que dieron un paso adelante para liderar grupos Scouts en los primeros años del Movimiento y durante la Primera Guerra Mundial.  La esposa de Baden-Powell, Olave, jugó un papel clave en la defensa de las mujeres en el Movimiento Scout, incluso después de que él y su hermana establecieran las Guías en 1910 y las primeras ediciones del Movimiento en ciernes.

Cuando los propios “Boy Scouts” comenzaron a involucrarse en el esfuerzo de guerra como mensajeros, señalizadores y guardacostas, Olave instó a las mujeres, independientemente de su edad, a involucrarse en el Movimiento y ayudar a los Scouts a organizarse de manera más efectiva.

A medida que la guerra continuaba, muchas mujeres ya no se conformaban con permanecer en un segundo plano ni en la sociedad ni en el Movimiento Scout. Comenzaron a unirse a más y más actividades que organizaban para los niños. “Creo que es esencial que una dama que se haga cargo de una tropa de Scouts sea lo suficientemente fuerte para unirse a los juegos y al trabajo”, dijo Eva Rayner, -Monitora Scout y creadora de la primera Manada de lobatos.

Cuando las mujeres se ofrecieron como voluntarias para ayudar, el escultismo floreció. Durante los años de guerra, el tamaño de la sección Scout aumentó en 14, 000 mientras que la membresía de Lobatos, que comenzó como un programa piloto en enero de 1914, aumentó a 38.500 en noviembre de 1918 y las mujeres representaron aproximadamente el 65 por ciento de los líderes del grupo. “Los niños no son más difíciles de manejar que las niñas”, observó SM Humble en el “Llamamiento a las damas” de junio de 1918 para que se dediquen al escultismo”. El hermano de Audrey Wade puede ser más conocido entre los Scouts: ayudó a organizar el primer jamboree internacional y fue el primero en recibir el Doble Lobo de Plata, pero fue el compromiso de Audrey, y el de miles de otras mujeres como ella, lo que aseguró el éxito del Escultismo en la primera década de su existencia, estableciendo una base a partir de la cual la organización podría convertirse en lo que es hoy: uno de los principales movimientos juveniles del mundo.

Fuente: Scout.org

#8MSCOUTS#AvanzarParaProgresar#AvanzarParaEducar#ScoutsMSC