Para algunos, la crisis ha sido, temporalmente, una bendición. La mayoría de escolares acaban de terminar las vacaciones más familiares en muchos años, porque los presupuestos estaban muy justos, porque no cabían los viajes a destinos lejanos ni los campamentos.
Pero el regreso a la dura realidad puede ser brusco. Después de días de estrecha convivencia con padres, abuelos, tíos o primos, los chavales se enfrentan de nuevo a las aulas a la vez que sus mayores recuperan sus jornadas laborales extenuantes. Ya está de vuelta la incomunicación, uno de los grandes enemigos de los niños y adolescentes de hoy.

Ese tiempo extra con la familia hacía falta, según algunos expertos. “Éste es un problema que afecta a España de forma muy directa”, afirma la psicóloga María Jesús Álava, autora del libro “El no también ayuda a crecer”.

“Con unas de las jornadas laborales más largas de Europa, los niños apenas pasan tiempo con sus familias, y este verano hemos visto positivamente que se ha vuelto a los pueblos, a pasar las vacaciones con los abuelos”.

La crisis económica ha sido la principal causante del cambio. Un estudio interno realizado por la consultora Fernández Nevado y Asociados, arroja que las familias han recortado gastos de las actividades vacacionales de sus hijos.

“Hemos realizado un análisis durante el mes de agosto en la Comunidad de Madrid y hemos visto una caída de aproximadamente un 10% de participantes en campamentos respecto al año pasado”, reconoce Myriam Fernández Nevado, directora de la consultora y mediadora infantil del Colegio de Politólogos y Sociólogos de Madrid.

Camino de Lecea, directora de Todocampamentos.com, corrobora la disminución y varias empresas organizadoras confirman la tendencia.

La incertidumbre ha dejado en vilo las ocupaciones estivales de los niños pero ha contribuido a que se estrechen lazos familiares que muchos consideran descuidados en los últimos años.

Fernández Nevado cree que las estancias familiares contribuyen “enriquecer la personalidad del niño, su educación y sus valores humanos, porque así puede observar la importancia de la familia”.

Extracto de reportaje de El Pais, podéis seguir leyendolo en
www.elpais.es

¿Crees que los niños y niñas de hoy están saturados con actividades extraescolares? ¡Participa en nuestra encuesta!