Niños y niños, desde sus respectivos países, cantan unidos la canción “Love Is All”.

Una iniciativa que cree que la música tiene el poder de romper fronteras y límites y superar las distancias entre las personas.

Una iniciativa de Playing for Change