‘Be prepared’, empiezan diciendo los ingleses.

Esto ya lo llevamos muy bien.

Y es que eso de estar ‘siempre listos’ lo tenemos muy bien aprendido.

Para sobrevivir a una invasión de hambrientos zombies necesitamos pensar como lo que somos: scouts.

Así que mientras el resto de la humanidad estará tiritando de miedo, nosotros ya estaremos listos.

Vamos por partes: preparando nuestra mochila con todo lo necesario:

  • Unas buenas botas. Con unas chanclas ‘flip-flop’ no llegaremos muy lejos…
  • Mapas y brújula. Vale que todos tenemos smartphones y tal, pero, a diferencia de los métodos tradicionales, la batería se agota.
  • Agua. Imprescindible, vital, la clave para sobrevivir.
  • Pastillas para potabilizar el agua.
  • Barritas energéticas. Es necesario que nuestra energía esté a tope por si tenemos que hacer un ‘sprint’.
  • Botiquín. La mordedura de un zombie puede ser fatal, mejor si tenemos remedios a mano.
  • Crema solar. Quién sabe, igual nos tenemos que pasar muchas horas al aire libre, tenemos que protegernos del sol.
  • Una bolsa para llena de cerillas, para iluminarnos, hacer una fogata…
  • Toallitas húmedas. Seguramente, en caso de una apocalíptica invasión no estaremos muy pendientes de la higiene, pero no está de más llevar unas cuantas…
  • Cuerda. Ya sabéis que tiene cientos de usos.
  • Navaja suiza. Es un clásico, no podía faltar en nuestro equipaje.

brains

 

Ahora que ya estamos equipados, nos toca defender nuestro campa.

Estamos muy acostumbrados a la vida al aire libre.

Y no sólo eso, nuestras múltiples habilidades scouts nos caracterizan.

¿Qué toca hacer ahora? Salir corriendo de la ciudad e ir al campo a hacer unas buenas instalaciones.

Construid una torre de avistamiento, para ver quién (o qué) se dirige hacia nosotros y… para evitar que un sediento zombie nos pille los tobillos en caso que lleguen a nuestro campa.

La muralla, imprescindible. Madera y cuerdas serán materiales imprescindibles para su construcción.

Llenad la campa de trampas. Son ideales para cazar animales, comida… y también zombies.

¡Ojo! Memorizad dónde se encuentra cada una de ellas, no vaya ser que caigamos en nuestra propia trampa…

Construid una alarma, así, en caso que un zombie se atreva a atravesar los muros lo sabréis en seguida.

whoops

Bien, tenemos mochila y nos hemos instalado en una resistente fortificación.

Ahora vamos a ver qué debemos hacer si el peligro nos alcanza mientras estamos caminando a campo a través.

Recordad que no tenemos móvil. Y, “oh, oh…” hemos olvidado el mapa y la brújula.

Don’t panic. Recordad estas consignas:

  • El sol. En el hemisferio norte, el sol sale por el este y se esconde por el oeste, de modo que en el mediodía está señalando al sur.
  • Los árboles. La cara sur siempre tendrá mucha más vegetación porque es más soleada.
  • Señales. Seguramente, detrás de nosotros, pasarán otros scouts. Hagámosles las cosas más sencillas. Las flechas ←↑→↓ las utilizaremos para indicar la dirección, la cruz (X) para indicar que ése no es el camino y tres líneas paralelas horizontales significan ‘agua’ ≡ →.
  • ¡No dejéis rastro! Esto mismo decía BP “leave no trace”. Esto significa no dejar huellas, pero también no dejar papeles, restos de comida, basura..

Y ya por último… ¿qué necesitaremos en nuestro camino hacia la salvación?

  • Agua. Seguramente los supers estarán cerrados y los grifos no dispensarán ni una gota de agua. ¿Cómo conseguir agua?
  • De la lluvia. Hacemos la danza de la lluvia y colocamos recipientes para recolectarla.
  • Transpiración. Las hojas de los árboles son una buena fuente de agua. Con una bolsa podemos como recipiente podemos almacenar el agua.
  • Comida. Nosotros no somos zombies y no nos alimentaremos de cerebros. Y menos de nuestros hermanos scouts.

Es preferible buscar comida y recolectar alimentos, como hacíamos en la Prehistoria.

Miremos a nuestro alrededor y nos daremos cuenta de que la naturaleza nos regala muchos frutos.

Y por último, super importante, tener conocimientos de primeros auxilios.

Si te ha mordido un zombie o un alien ha reemplazado tu cerebro por otro … lo sentimos pero poco podemos hacer.

Los scouts estamos siempre listos pero somos humanos.

Sin embargo, tenemos otros miles de recursos que sí nos pueden salvar:

  • Podemos hacer un cabestrillo inmovilizando el brazo o pierna con un palo.
  • También somos capaces de construir una camilla para transportar heridos con nuestra propia ropa y un par de palos.
  • O una muleta en caso de que nos hayamos lastimado una pierna.

¡Anotad todos estos consejos y sobreviviréis al fin del mundo!

Que venga quien quiera, que nosotros ya estamos preparados.

Siempre listos y con una buena sonrisa para superar las dificultades.

Vía Scouts.org