Más de 200 personas participaron en la fiesta de Txispeleta Eskaut Taldea del pasado domingo.

Hubo quien los confundió con los indignados del 15-M, pero las cerca de 200 personas que acamparon el pasado domingo en el parque Torrebillela de Mungia no portaban pancartas reivindicativas, sino que celebraban el Txispeleta Eguna, es decir, la festividad del grupo de scout de la localidad.

Tras celebrar la misa familiar, los jóvenes integrantes de Txispeleta Eskaut Taldea instalaron su campamento en el céntrico parque, con la ayuda de sus familias y de los monitores. El buen tiempo estuvo de su lado, y los participantes disfrutaron de juegos, música, baile y hasta de un concurso de postres tras dar cuenta de una buena comida al aire libre.

La música amenizó la jornada vespertina, además de una sesión de teatro, en la que los jóvenes scouts parodiaron a sus monitores. «Pasamos un día muy animado, y aunque levantamos el campamento sobre las seis y media de la tarde, nos quedamos en el parque para aprovechar al máximo el día soleado», comenta Jonatan Pérez, uno de los doce monitores de Txispeleta. Según cuenta, la mayoría de los que hoy son monitores fueron scout previamente. En la actualidad, unos 70 niños y adolescentes (de entre 8 y 15 años) forman parte de este club, que cumplió su 30 aniversario en 2009. Para festejarlo, fueron los pregoneros de las fiestas locales.

El pasado año, organizaron una exposición fotográfica para rememorar las tres décadas del club, mientras que en enero de este año celebraron el Indaba Eguna junto con el Ayuntamiento de Mungia. Con estas acciones, Txispeleta Eskaut Taldea busca «una mayor implicación en la vida del pueblo», así como dar a conocer su actividad y refutar la imagen estereotipada de los grupos scouts. «No nos dedicamos a vender galletas por las casas», puntualiza irónico Pérez.

El Txispeleta Eguna precede al campamento que se desarrollará entre el 18 y el 31 de julio en San Pantaleón de Losa (Burgos), donde convivirán en un paraje natural «sin móviles ni videoconsolas», advierten los monitores.

Via: Amaia Santana (Diario Deia)