“O estamos con los pobres o con el dinero”, dijo el Papa durante la celebración de la misa en la plaza de San Francisco.

La comida del pasado domingo en el centro de Cáritas de Santa María de los Ángeles de Assís comenzó con el abrazo entre el pontífice y Abdahlha, un niño marroquí de siete años.

Abdahlha cogió de la mano al Papa y lo acompañó a la mesa, donde le esperaban 55 personas de distintos centros de acogida de la diócesis.

Durante la comida, dedicó una gran atención a todo el mundo, con gestos sinceros y, especialmente, escuchando aquellos que han tenido una vida difícil y la querían compartir con el resto de comensales.

Demostró una gran sensibilidad y dedicó unas palabras de coraje a todos los allí presentes.

Además, aprovechó la ocasión para remarcar la dimensión misionera de la Iglesia.

Vía Església Plural