El pasado mes de noviembre, el tifón Haiyan devastó las Filipinas.

Scouts de todo el mundo reaccionaron ante este desastre de la naturaleza con ayuda humanitaria, donaciones…

Del 24 al 26 de enero, un equipo scout liderado por Su Majestad el Rey de Suecia, entre otros, visitaron la zona, siendo testigos del buen trabajo de los scouts filipinos para rehabilitar las áreas afectadas.

Allí conocieron scouts que vivieron en primera persona esta terrible experiencia y pudieron confirmar como el escultismo estuvo a la altura de las circunstancias.

“El escultismo me salvó la vida”, explica un joven scout filipino, “utilicé varias técnicas de nudos para atarme en un árbol durante los segundos previos a la tormenta que se avecinaba”.

Los scouts de Filipinas demostraron estar preparados para superar cualquier situación.

De hecho, después de desastres como este, los grupos scouts son de los más organizados y preparados para dar respuesta a las necesidades de los más vulnerables.

Scouts, ¡siempre alerta!

Vía OMMS